Cansel Yildirim, una turista turca que estaba de paseo en Orlando, Florida, decidió inmortalizar con su iPhone 7 la experiencia en el StarFlyer, el columpio volador más alto del mundo.

La joven grabó apenas 30 segundos de esa aventura en el aire junto a su novio porque luego el móvil se cayó. Fue una caída de 137 metros. Lo realmente sorprendente es que el equipo no se rompió.

En el video, que se viralizó en las redes, se puede ver cómo el iPhone siguió grabando todo el trayecto hasta el piso.

En el clip se ve la serie de luces que va grabando a medida que cae y cómo aterriza en el piso, boca arriba, desde donde se puede ver la toma del juego.

Yildirim logró recuperar su video gracias a la herramienta Find my iPhone. Y según contó, lo encontró funcionando y en condiciones impecables.

"Es un milagro que a mi teléfono no le haya pasado nada, ya que no se rompió en absoluto", dijo la joven, quien compartió su video en las redes.

Luego del accidente la empresa decidió prohibir el uso de celulares en el juego, así como llevar sombreros, sandalias u otros objetos que puedan desprenderse.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: