Amalia de Holanda, enamorada en secreto de un millonario heredero alemán

La futura reina de los Países Bajos llevaría seis meses de relación con el joven de 19 años

Una revista alemana afirma que Amalia de Holanda está enamorada de un joven millonario heredero alemán (Photo by Patrick van Katwijk/Getty Images)
Una revista alemana afirma que Amalia de Holanda está enamorada de un joven millonario heredero alemán (Photo by Patrick van Katwijk/Getty Images)

La princesa Amalia de Orange vive, a sus recién cumplidos 18 años, su primer gran amor, según ha publicado la revista alemana Bunte. La hija mayor de los reyes Guillermo y Máxima de los Países Bajos llevaría unos seis meses manteniendo su relación en secreto con un heredero alemán.

De acuerdo a la publicación, Amalia tiene una relación con Isebrand K, un joven de 19 años que pertenece a una familia de empresarios de muy alto poder adquisitivo de la región de Westfalia.

La princesa habría conocido a su novio en una fiesta para estudiantes tras graduarse en la escuela secundaria. Tras meses de discreta relación la pareja viajó el pasado mes de noviembre a Nueva York en la festividad de Acción de Gracias buscando pasar desapercibidos.

Sin embargo, los turistas holandeses reconocieron a la heredera al trono cruzando el famoso puente de Brooklyn de la mano de su novio y disfrutando de la fantástica vista de Manhattan.

Según cuenta la citada revista, los jóvenes mantuvieron una distendida conversación y tomaron fotos con sus móviles. Amalia, que llevaba mascarilla, solo se la retiró para besar a Isebrand. Poco antes de su 18 cumpleaños, el 7 de diciembre, la pareja regresó a Europa.

Recientemente la princesa Amalia de Orange desvelaba en una biografía autorizada titulada “Amalia” sus años de niñez y adolescencia hasta llegar a la mayoría de edad. Nacida en La Haya el 7 de diciembre de 2003 se le concedió el título tras la investidura de su padre, el 30 de abril de 2013.

“Estoy al servicio de mi país. Doy mi vida a Países Bajos”, sentenció la joven en la biografía publicada en vísperas de su cumpleaños, una tradición que siguieron sus antecesores.

Claudia de Breij, una popular escritora, cantante y comediante, escribió el libro tras una serie de reuniones con Amalia. Recibió el encargo de escribir la publicación a principios de año. Tuvo una comida con la familia real antes de tomar una decisión, y después pasó varios días con la princesa, visitó el palacio Huis ten Bosch de La Haya seis veces y las dos intercambiaron mensajes de texto y correos electrónicos con frecuencia.

La princesa se encuentra en un año sabático para pensar y decidir con calma sobre su futuro.

La princesa Amalia acompañada por el rey Guillermo y la reina Máxima (Foto: REUTERS)
La princesa Amalia acompañada por el rey Guillermo y la reina Máxima (Foto: REUTERS)

La familia real holandesa lamentó el miércoles haber invitado a 21 personas para el 18º cumpleaños de la futura reina Amalia la semana pasada, muy por encima de lo que exigen las medidas sanitarias.

“La familia (real) estaba convencida de tratar de manera responsable las normas del coronavirus con esta reunión al aire libre y con las precauciones tomadas”, como las pruebas y el distanciamiento social, explicó el primer ministro holandés, Mark Rutte, en una carta al Parlamento.

“El rey me informó que, tras reflexionar, no era bueno haber organizado esto”, añadió Rutte.

En Holanda, el número de invitados en casa está limitado a cuatro personas.

La reunión se celebró al aire libre en un parque perteneciente al palacio el pasado sábado. A los invitados se les pidió que hicieran una prueba, se les vacunó y también se les pidió que respetaran el distanciamiento social.

La carta no dice cuántos invitados asistieron al evento.

Amalia cumplió 18 años el 7 de diciembre e inmediatamente después, se convirtió en miembro del Consejo de Estado holandés, el máximo órgano consultivo del gobierno.

Las celebraciones en torno al cumpleaños de la princesa Amalia se producen después de una serie de errores cometidos por la monarquía holandesa durante la pandemia, que dañaron gravemente su popularidad.

En octubre de 2020, cuando Holanda acababa de ordenar un confinamiento parcial, la familia real se vio obligada a interrumpir unas vacaciones en Grecia, tras el revuelo que se produjo al hacerse públicos los detalles de la estancia.

Amalia renunció a su asignación anual de 1,6 millones de euros en junio, antes de asumir sus funciones reales.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR