La princesa Amalia de Holanda renunció a su asignación de 300.000 euros anuales hasta que termine sus estudios

La heredera al trono le envió una carta escrita a mano al primer ministro holandés, Mark Rutte, para informarle sobre su decisión