Cómo se debe controlar la superpoblación canina y felina

Se trata de un problema serio que exige una solución rápida, efectiva y eficiente por parte del Estado

Al pie de la Acrópolis, decenas de gatos callejeros se abalanzan sobre las croquetas arrojadas por un voluntario en las avenidas desiertas de Atenas. Los animales errantes sufren hambre y olvido desde que la población vive confinada por la pandemia de nuevo coronavirus (AFP)
Al pie de la Acrópolis, decenas de gatos callejeros se abalanzan sobre las croquetas arrojadas por un voluntario en las avenidas desiertas de Atenas. Los animales errantes sufren hambre y olvido desde que la población vive confinada por la pandemia de nuevo coronavirus (AFP)

Para los visitantes a los llamados refugios, esos lugares dedicados a asilar y proteger perros y gatos abandonados, la imagen nunca deja de ser impactante.

Las más de las veces se escuchan opiniones indignadas, como: “¡Éste lugar es una vergüenza!”.

Lo que en un principio pretendió ser un edén, un lugar de contención, con el tiempo se transforma ante la falta de apoyo económico y operativo, en un espacio incapaz de contener o albergar en mínimas condiciones dignas.

La situación es una consecuencia de la inacción sobre las soluciones ya que nadie puede sostener que los refugios de animales sean la solución para un problema que comienza con la reproducción indeseada y descontrolada, de la cual es único responsable el ser humano y no los animales.

El lugar es una consecuencia de la mayoría de la gente que deja a sus animales procrear al azar.

El problema del animal doméstico de compañía en situación de abandono es creado por una sociedad que no se da cuenta, no le interesa o no quiere saber del sufrimiento que su falta de responsabilidad ocasiona.

El problema del animal doméstico de compañía en situación de abandono es creado por una sociedad que no se da cuenta, no le interesa o no quiere saber del sufrimiento que su falta de responsabilidad ocasiona (Photo by TIMOTHY A. CLARY / AFP)
El problema del animal doméstico de compañía en situación de abandono es creado por una sociedad que no se da cuenta, no le interesa o no quiere saber del sufrimiento que su falta de responsabilidad ocasiona (Photo by TIMOTHY A. CLARY / AFP)

La sobrepoblación de perros y gatos continúa creciendo año con año y las razzias, el envenenamiento y las matanzas clandestinas no son la solución. Son sin lugar a dudas una verdadera monstruosidad.

Es necesario entender que por medio de la educación y la difusión en los medios sobre esta situación se puede y se debe articular la solución para esta fuente de sufrimiento, enfermedades, dilemas urbanos y un sinfín de dificultades sobre las que todos pueden ayudar a solucionar.

No dejando reproducirse indiscriminadamente a sus animales a través de la castración masiva, sostenida en el tiempo, de machos y hembras, sistemática y gratuita, se yergue en el otro brazo de la solución al problema.

Allí es el Estado, municipal, provincial y nacional el que debe tomar cartas en el asunto, capacitando profesionales, creando programas al respecto y llevando al terreno la castración quirúrgica.

A muchos padres les gustaría dejar que sus perros o gatos tengan cría para que sus hijos puedan ver “el milagro de nacer”. Que lástima que no todos puedan ir a ver dónde terminan todos estos animales para ver “el milagro de la muerte”.

La sobrepoblación de perros y gatos continúa creciendo año con año 
 (AFP)
La sobrepoblación de perros y gatos continúa creciendo año con año (AFP)

Mucha gente acepta el hecho de matar a un animal que esté sufriendo o que ya no pueda recuperarse, pero ¿Por qué animales jóvenes, sanos, tienen que morir sufriendo porque nadie los quiere adoptar?

Los animales, como los seres humanos, además de comida y cobijo, necesitan el afecto y compañía de los humanos, y sin ésta ellos sufren y mucho.

La tenencia responsable es la clave, castrando tempranamente, paseando con nuestros animales con collar , correa y bolsa y entendiendo que son seres vivos, sensibles, sintientes y sufrientes a los que somos responsables de defender sus derechos.

La solución es muy clara y es el deber del Estado: castraciones masivas de gatos y perros, de machos y hembras, al máximo número posible, sostenidas en el tiempo y gratuitas; educación y comunicación al respecto para lograr un cambio actitudinal entendiendo que el control de la reproducción de nuestros peludos compañeros de ruta, los gatos y los perros es nuestra responsabilidad absoluta.

*El Prof. Dr. Juan Enrique Romero @drromerook es médico veterinario. Especialista en Educación Universitaria. Magister en Psicoinmunoneuroendocrinología. Ex Director del Hospital Escuela de Animales Pequeños (UNLPam). Docente Universitario en varias universidades argentinas. Disertante internacional.

SEGUIR LEYENDO: