Claves para actuar ante un perro desconocido

Por qué mirarlo a los ojos puede no ser la mejor idea. Consejos para evitar un problema

Quizás uno de los conflictos más difíciles de zanjar, es ir caminando por la calle y que a la vuelta de una esquina aparezca un perro suelto desconocido.

Yo te diría que la primera actitud si lo ves, no le claves la mirada. Mirá para otro lado y sin cambiar el ritmo de la caminata cruzá, evitalo. El perro va a seguir su rumbo y vos vas a poder evitar un conflicto. Pero si todo es inevitable, recomiendo algunos consejitos y tips:

No lo mires a los ojos. Mirarlo a los ojos significa desafiarlo. Y desafiarlo puede tener un final poco feliz para vos.

La segunda cosa que te recomiendo es: no grites ni gesticules. El grito, el mover las manos, puede significar algo de lo que el perro tenga que defenderse.

Si salís corriendo, vas a despertar el instinto de presa
Si salís corriendo, vas a despertar el instinto de presa

Y mucho menos, no salgas corriendo. Porque si salís corriendo, vas a despertar el instinto de presa, ese instinto por el cual cuando pasa un auto en el campo, una bicicleta o una persona corriendo, el perro lo corre.

Y corre porque se desencadenó la primera etapa de la predación. ¿Qué significa?: la persecución.

Por lo tanto el consejo primario es evitarlo, y si no podés, te pegas contra la pared, miras para arriba y no gesticulas, no gritás y no te movés, porque de esa manera lo máximo que va a ocurrir es que, si el perro es macho, levante la pata y te haga pis. Y eso no mata a cualquiera mientras que un ataque sí.

Si tienes algo a mano lánzaselo para que centre su atención en él y vaya hacia allí. Puede ser desde tirar una ramita hasta nuestro teléfono. Si además son objetos que pueda masticar, mejor. Le darán para entretenerse un rato y uno podrá respirar a salvo.

No clavar la mirada. Mirar para otro lado y sin cambiar el ritmo de la caminata cruzar, evitarlo como sea. "El perro va a seguir su rumbo y vos vas a poder evitar un conflicto", dice Romero iStock
No clavar la mirada. Mirar para otro lado y sin cambiar el ritmo de la caminata cruzar, evitarlo como sea. "El perro va a seguir su rumbo y vos vas a poder evitar un conflicto", dice Romero iStock

En caso que el perro ataque, muchas veces el primer instinto es alejar las extremidades. Son varios los que recomiendan poner un brazo por delante para hacer un bloqueo, para que el otro brazo quede escondido detrás de la espalda. Esto repelerá al perro y le hará no colgarse del brazo, o descolgarse si ya te había mordido.

Es importante, en estos casos, tener un buen sentido de la propiocepción para controlar nuestra posición y que el perro no nos arrastre.

*El Prof. Dr. Juan Enrique Romero @drromerook es médico veterinario. Especialista en Educación Universitaria. Magister en Psicoinmunoneuroendocrinología. Ex Director del Hospital Escuela de Animales Pequeños (UNLPam). Docente Universitario en varias universidades argentinas. Disertante internacional.

SEGUIR LEYENDO: