La “pandemia” silenciosa del maltrato animal en laboratorios

Una investigación en España y un video viral pusieron de relieve esta problemática que se da en todo el mundo

La ONG Cruelty Free Internacional (CFI). En material fílmico se muestran perros de raza Beagle, monos, ratones, conejos y cerdos de pocas semanas de vida a los que se les realizan pruebas muy crueles
(Flickr: Understanding Animal Research)
La ONG Cruelty Free Internacional (CFI). En material fílmico se muestran perros de raza Beagle, monos, ratones, conejos y cerdos de pocas semanas de vida a los que se les realizan pruebas muy crueles (Flickr: Understanding Animal Research)

Un caso reciente llamó la atención de la opinión publica española y del mundo cuando hace unos días se abrió una investigación sobre el supuesto maltrato animal cometido en el laboratorio Vivotecnia de Madrid.

El hecho ocurrió tras la difusión de un vídeo con duras imágenes sobre el trato que presuntamente reciben los animales para la experimentación en esas instalaciones. Además, la Comunidad de Madrid suspendió la actividad investigadora de este laboratorio después de que, a raíz de una denuncia, se constataran indicios de maltrato animal tras realizar una inspección.

El caso fue destapado por la ONG Cruelty Free Internacional (CFI). En material fílmico se muestran perros de raza Beagle, monos, ratones, conejos y cerdos de pocas semanas de vida a los que se les realizan pruebas muy crueles, y se los manipula con violencia para realizarles estas torturas. CFI pudo destapar este caso de crueldad animal gracias a un extrabajador de Vivotecnia que denunció su mala praxis.

La denuncia en España muestra el lado oscuro de las pruebas regulatorias de toxicidad en animales (Flickr: Understanding Animal Research)
La denuncia en España muestra el lado oscuro de las pruebas regulatorias de toxicidad en animales (Flickr: Understanding Animal Research)

La Doctora Katy Taylor, directora de Asuntos Científicos y Regulatorios de Cruelty Free Internacional, explicó: “Este metraje muestra una vez más el lado oscuro de las pruebas regulatorias de toxicidad en animales. Hemos descubierto una horrenda mezcla de sufrimiento y crueldad en la forma en que los animales son alojados, manipulados y abusados en las pruebas de toxicidad, así como innumerables infracciones de la legislación española y de la UE. Es impensable que esto suceda en Europa. La Comisión Europea nos dice que la Directiva 2010/63 no solo protege a los animales utilizados en la ciencia, sino que también proporciona una estrategia para reemplazar la experimentación con animales. Vivotecnia no lo hace”.

Ralph, el conejo viral

Esta semana, se hizo viral “Salven a Ralph”, un corto animado publicado por la ONG Humane Society International que, busca generar conciencia sobre la persistencia de las prácticas e “interpelar a consumidores y tomadores de decisiones para terminar con ellas”.

Con un apartamento anodino y gris como trasfondo, el conejo describe de manera casual el flagelo diario al que es sometido. “Estoy ciego del ojo derecho y estoy sordo de mi oreja derecha también. En realidad, solo escucho un pitido agudo. ¿Bastante molesto, no?, dice luego de emularlo.

Ralph, el conejo viral

Por su parte, la empresa que fue denunciada expresó: “Nuestro objetivo es alcanzar los más altos estándares en bienestar animal, no solo desde el punto de vista de nuestra responsabilidad moral sobre ellos, sino también porque estamos convencidos de que no podemos alcanzar la excelencia en la investigación sin un adecuado bienestar animal. Nuestros experimentos con animales siguen el estándar legal y son evaluados por un Comité de Ética en Experimentación Animal que promueve el uso de métodos alternativos, la reducción del número de animales utilizados y el refinamiento en los protocolos experimentales aplicados. Ningún proyecto de investigación que requiera el uso de animales podría comenzar sin la evaluación ética adecuada y requerida y la eventual autorización de las autoridades competentes”.

Son muchos los casos de maltrato que incluso se dan fuera del ámbito de los laboratorios. Sin ir más lejos, esta semana en la Ciudad de Buenos Aires, hubo un operativo donde efectivos de la Policía de la Ciudad hallaron siete gatos muertos en una heladera en un departamento de la zona de Villa Crespo. Además, rescataron 17 gatos que se encontraban en condiciones de hacinamiento, sin comida ni bebida y con falta de higiene.

SEGUIR LEYENDO: