Las fuertes lluvias en Indonesia dificultan las tareas de rescate de los sobrevivientes del terremoto que dejó al menos 271 muertos

Los equipos de búsqueda trabajan contrarreloj para socorrer a los heridos que permanecen entre los escombros y asistir a las víctimas tras el sismo de este lunes

Las fuertes lluvias en Indonesia dificultan las tareas de rescate de los sobrevivientes (REUTERS)
Las fuertes lluvias en Indonesia dificultan las tareas de rescate de los sobrevivientes (REUTERS)

A dos días del terremoto en Indonesia, que dejó al menos 271 muertos, los equipos de socorro continúan con las tareas de búsqueda y rescate. Sin embargo, a pesar del desesperado pedido por cualquier forma de ayuda de los damnificados, los voluntarios aseguraron tener serias dificultades para realizar sus tareas a raíz de nuevas réplicas y fuertes lluvias.

Las tareas de asistencia tienen lugar en una decena de pueblos, donde más de 20.000 casas quedaron destruidas. Sin embargo, no es todo producto del terremoto de magnitud 5,6 que sacudió el lunes la provincia de Java Occidental -la más poblada del archipiélago- sino que, también, se debe a réplicas, como la de magnitud 3,9 que tuvo lugar este miércoles y que generó el pánico de las personas que rápidamente huyeron de la zona.

Las autoridades advirtieron, a su vez, que los escombros deben ser removidos con urgencia ante el riesgo de eventuales inundaciones o deslizamientos de barro, producto de las fuertes lluvias previstas para los próximos días.

Más de 20.000 casas fueron destruidas por el paso del terremoto (REUTERS)
Más de 20.000 casas fueron destruidas por el paso del terremoto (REUTERS)

El servicio meteorológico local ha advertido del riesgo de una nueva catástrofe natural. Indonesia está en plena temporada de precipitaciones que culminará en diciembre, por lo que el archipiélago es propenso a nuevos desastres. Es por ello que las tormentas que se avecinan se tornan potencialmente peligrosas después del terremoto.

El último balance de víctimas informó 271 muertos, 40 desaparecidos y más de 2.000 heridos. Entre ellos, se distinguió que un tercio son niños, ya que el sismo se produjo el lunes a la 13.21 hora local (6.21 GMT), en pleno horario escolar, y causó estragos en cerca de 80 centros educativos, según datos divulgados por la ONG Save the Children Indonesia.

En las útlimas horas se identificó a un niño de seis años entre los escombros de una vivienda en la localidad de Nagrek, en el distrito de Cianjur. El menor, de nombre Azka, fue hallado unas 40 horas después de los primeros temblores junto al cuerpo sin vida de su abuela.

En tanto, más de 58.000 personas fueron desplazadas, según la agencia de gestión de desastres, y más de 2.300 inmuebles fueron destruidos.

Un tercio de las víctimas son niños ya que el terremoto se produjo en pleno horario escolar (REUTERS)
Un tercio de las víctimas son niños ya que el terremoto se produjo en pleno horario escolar (REUTERS)

Por su parte, dos de los pueblos más lejanos al epicentro del sismo continúan aislados, explicó el jefe del servicio de socorro Henri Alfiani, y lamentó que “la gente allí ni siquiera puede pedir ayuda”. Varias carreteras de acceso hacia áreas más remotas se encuentran bloqueadas a raíz de los varios deslizamientos de tierra.

Tres helicópteros de asistencia fueron enviados a las zonas, continuó Alfiani, para paliar la delicada situación de los aldeanos atrapados, que no tienen acceso al agua, la electricidad y que, incluso, algunos deben dormir junto a quienes perdieron la vida.

Aquellos cuyas casas fueron destruidas por el terremoto buscan sus pertenencias y tratan de recuperar fotos familiares, libros religiosos y documentos entre las ruinas.

En paralelo, los equipos de socorro trabajan contrarreloj para asistir a las víctimas aunque muchas afirman que “no es suficiente”. “Tenemos ayuda alimentaria, arroz, fideos instantáneos y agua mineral pero no alcanza”, comentó a la agencia AFP Mustafa, un habitante de 23 años del pueblo de Gasol.

Las víctimas aseguran que ni la asistencia del Estado ni la de organizaciones y voluntarios es suficiente (REUTERS)
Las víctimas aseguran que ni la asistencia del Estado ni la de organizaciones y voluntarios es suficiente (REUTERS)

El Gobierno desplegó varios miles de efectivos militares y policiales, y proporcionó ayuda alimentaria y tiendas de campaña pero no parecen ser suficientes ante las inmensas necesidades.

“No tenemos ropa y no nos hemos cambiado desde hace días”, continuó Mustafa.

Yunisa Yuliani, de 31 años, fue otra de las voces de los reclamos y detalló que en su zona ya no tiene nada. “Mi hijo tiene fiebre y no puede comer. Hay muchos ancianos y niños que necesitan leche, pañales, alimentos y medicamentos”, explicó.

En Cianjur, las autoridades han identificado una serie de cuerpos que fueron trasladados a las morgues locales y los cuales sus familiares ya comenzaron a sepultar según los ritos islámicos.

Algunos de los cuerpos trasladados a la morgue fueron sepultados por los respectivos familiares de acuerdo a sus rituales religiosos (REUTERS)
Algunos de los cuerpos trasladados a la morgue fueron sepultados por los respectivos familiares de acuerdo a sus rituales religiosos (REUTERS)

Indonesia está ubicada en el “Cinturón de fuego” del Pacífico por lo que los terremotos y las erupciones volcánicas son regulares. Sin embargo, el terremoto del lunes se trata del más mortífero en el país desde 2018, cuando un sismo y un tsunami en la isla de Sulawesi se cobró la vida de más de 4.000 personas.

(Con información de AFP y EFE)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR