Raisi aseguró ante la ONU que Irán no busca armas atómicas y pidió garantías para volver al acuerdo nuclear

El presidente persa también se refirió a las relaciones de Teherán con sus países vecinos y reiteró críticas a Estados Unidos

El presidente de Irán, Ebrahim Raisi, se dirige a la Asamblea General de las Naciones Unidas (REUTERS/Brendan McDermid))
El presidente de Irán, Ebrahim Raisi, se dirige a la Asamblea General de las Naciones Unidas (REUTERS/Brendan McDermid))

El presidente de Irán le dijo a las Naciones Unidas el miércoles que su país no estaba buscando un arma atómica y exigió garantías de Estados Unidos de que cumpliría con cualquier acuerdo nuclear revivido.

“La República Islámica de Irán no busca construir u obtener armas nucleares y tales armas no tienen cabida en nuestra doctrina”, dijo el presidente Ebrahim Raisi a la Asamblea General de la ONU.

Raisi se dirigió a la Asamblea General de la ONU en un momento en que las conversaciones para revivir el acuerdo nuclear se acercan a un momento de “tómalo o déjalo”. La decisión del ex presidente estadounidense Donald Trump de retirarse del acuerdo en 2018 ha llevado a Teherán a abandonar con el tiempo todas las limitaciones que el acuerdo impuso a su enriquecimiento nuclear.

Funcionarios de la Unión Europea han advertido que la ventana para asegurar un acuerdo está a punto de cerrarse. El acuerdo de 2015 que fue negociado bajo la administración de Obama impuso restricciones al programa nuclear de Irán a cambio de miles de millones de dólares en alivio de sanciones, que Teherán insiste en que nunca ha recibido.

“Estados Unidos pisoteó el acuerdo nuclear”, dijo Raisi, quien asumió como presidente hace solo un año. Su discurso marca la primera vez que sube al podio en la ONU en su papel de presidente. El año pasado, pronunció comentarios ante la asamblea virtualmente debido a las restricciones de COVID-19.

Con un turbante negro tradicional identificado con los clérigos chiítas, Raisi también dijo a los líderes reunidos que Irán quiere tener “relaciones amplias con todos nuestros vecinos”, una aparente referencia al enemigo Arabia Saudita y otros países árabes de la región.

Arabia Saudita e Irán han sostenido una serie de conversaciones directas desde que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, asumió el cargo, aunque las tensiones siguen siendo altas entre los dos. Mientras tanto, los Emiratos Árabes Unidos reabrieron recientemente su embajada en Teherán y enviaron un embajador allí.

Su discurso marca la primera vez que sube al podio en la ONU en su papel de presidente (REUTERS/Caitlin Ochs)
Su discurso marca la primera vez que sube al podio en la ONU en su papel de presidente (REUTERS/Caitlin Ochs)

Raisi también deploró las sanciones impuestas a Irán, calificándolas de “castigo al pueblo de Irán”.

Criticó lo que dijo que era un escrutinio desigual de las actividades nucleares de Irán, mientras que los programas nucleares de otras naciones permanecen en secreto.

Las sanciones occidentales han consumido las reservas de Irán y han exacerbado la inflación en el país, que alcanzó el 40% el año pasado. Durante el verano, la moneda de Irán alcanzó su nivel más bajo frente al dólar estadounidense.

El discurso de Raisi llega en un momento políticamente delicado en Irán. Los manifestantes se han enfrentado con la policía en los últimos días en ciudades de todo el país, incluida la capital, por la muerte de una mujer de 22 años que estaba detenida por la policía moral por presuntamente violar el estricto código de vestimenta de la República Islámica.

Raisi ofreció sus condolencias a la familia de la mujer y prometió una investigación, mientras que otros funcionarios iraníes acusaron a países extranjeros no identificados de aprovechar el incidente para fomentar disturbios. Su muerte ha encendido la ira de muchos iraníes, en particular los jóvenes, hacia los clérigos gobernantes del país.

Raisi, quien fue elegido el año pasado en una votación que vio una baja participación y varios candidatos descalificados, ha sido descrito como un protegido del líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei.

En 2019, Raisi fue sancionado por Estados Unidos en parte por su participación en la ejecución masiva de miles de presos políticos en 1988, poco más de una década después de que la Revolución Islámica de 1979 derrocara al sha del país y marcara el comienzo de su actual sistema dirigido por teocráticos.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR