La inflación en Turquía alcanzó el 78,6% en junio, su nivel más alto desde 1998

Los problemas del país comenzaron cuando el presidente Erdogan obligó al banco central a realizar una serie de recortes de tasas de interés el año pasado, parte de su “nuevo modelo económico”. Advierten que la cifra real podría ser mucho mayor

La gente compra en un mercado de productos frescos en Estambul, Turquía. (REUTERS/Dilara Senkaya/archivo)
La gente compra en un mercado de productos frescos en Estambul, Turquía. (REUTERS/Dilara Senkaya/archivo)

La inflación en Turquía en junio se disparó a una tasa anual del 78,6 por ciento, la más alta en 24 años, según datos oficiales publicados el lunes, mientras las políticas económicas no convencionales del presidente Recep Tayyip Erdogan seguían causando estragos.

Estimaciones independientes publicadas por economistas turcos mostraron que los precios aumentaron a más del doble de esa cifra.

La tasa de inflación reportada por la agencia estatal de estadísticas de Turquía fue la más alta desde que el mercado emergente sufrió una crisis monetaria durante la crisis financiera mundial en 1998.

La inflación se había situado en 73,5 por ciento en mayo y en 15,0 por ciento a principios del año pasado.

El ministro de Economía, Nureddin Nebati, prometió el viernes que los precios al consumidor comenzarán a caer en diciembre.

“Le prometo a usted y al presidente que veremos una caída en la inflación a partir de diciembre”, dijo, citado por los medios turcos.

Según los datos oficiales, el aumento de la inflación en junio fue impulsado por un aumento del 123,4 por ciento en el costo del transporte y un aumento del 94 por ciento en las bebidas no alcohólicas.

Los problemas más recientes de Turquía comenzaron cuando Erdogan obligó al banco central a realizar una serie de recortes de tasas de interés el año pasado que, según dijo, eran parte de su “nuevo modelo económico”.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan y el gobernador del banco central Sahap Kavcioglu (REUTERS/Umit Bektas)
El presidente turco Recep Tayyip Erdogan y el gobernador del banco central Sahap Kavcioglu (REUTERS/Umit Bektas)

La tasa de interés bajó a pesar del aumento de los precios al consumidor.

Pero el líder turco rechaza la economía convencional y afirma que las altas tasas de interés hacen que los precios suban.

Los economistas creen que su enfoque ha exacerbado en el país el aumento en los precios de los alimentos y la energía causado por la invasión rusa de Ucrania.

Preguntas sobre datos

Sin embargo, cada vez más economistas comienzan a cuestionar los datos oficiales de Turquía.

El Grupo de Investigación sobre la Inflación (Enag), compuesto por economistas turcos independientes, afirmó el lunes por la mañana que la inflación alcanza en realidad el 175,5% en un año, más del doble de la tasa oficial.

ENAG dijo que los precios habían subido un 71,4 por ciento solo desde el comienzo del año.

La cámara de comercio de Estambul dijo que la inflación en la ciudad más grande de Turquía ha alcanzado una tasa anual del 94 por ciento.

“Ya nadie cree realmente en los datos oficiales turcos”, dijo el economista de BlueBay Asset Management, Timothy Ash.

“No se espera nada parecido a una respuesta política creíble”.

Una protesta contra los bajos salarios en Estambul el pasado 13 de junio (REUTERS/Dilara Senkaya)
Una protesta contra los bajos salarios en Estambul el pasado 13 de junio (REUTERS/Dilara Senkaya)

Los datos oficiales de Turquía se están convirtiendo en un tema político candente antes de las elecciones generales del próximo año, consideradas ampliamente como las más duras de las dos décadas de gobierno de Erdogan.

El líder de la oposición, Kemal Kilicdaroglu, acusó a la agencia estatal de estadísticas de “mentir”.

“Dejen de cometer crímenes en beneficio del presidente Erdogan”, dijo Kilicdaroglu a la agencia en Twitter.

Una encuesta publicada por la encuestadora Metropol el viernes mostró que el 69 por ciento de los encuestados cree en la cifra no oficial de la ENAG y solo el 24 por ciento en la reportada por el gobierno.

“Problema del costo de vida”

Erodgan ha duplicado su enfoque económico e insinuó que es posible que desee que la tasa de interés de referencia baje aún más en los próximos meses.

También ha tratado de revertir la caída concomitante en su aprobación pública al anunciar una serie rápida de aumentos salariales para gran parte de la población.

Ha aumentado el salario mínimo que gana aproximadamente el 40 por ciento de los trabajadores turcos de 2.826 liras a finales de diciembre a 5.500 liras (325 dólares) este mes.

Una mujer muestra sus facturas de servicios públicos durante una protesta contra los altos precios de la energía en Estambul, Turquía, el 9 de febrero de 2022. (REUTERS/Umit Bektas)
Una mujer muestra sus facturas de servicios públicos durante una protesta contra los altos precios de la energía en Estambul, Turquía, el 9 de febrero de 2022. (REUTERS/Umit Bektas)

El salario se utiliza como punto de referencia para una amplia gama de beneficios sociales en toda la economía.

Los economistas advierten que aumentar sustancialmente el salario de tantas personas es una medida inflacionaria que debe ir acompañada de aumentos de intereses u otros medios para limitar el gasto.

Pero Erdogan rechaza la idea misma de que Turquía sufre inflación.

“No tenemos un problema de inflación. Tenemos un problema de costo de vida”, dijo Erdogan el mes pasado.

(Con información de AFP)

Seguir leyendo:


TE PUEDE INTERESAR