Las muertes por covid en Estados Unidos llegaron a un millón

Tres de cada cuatro víctimas fueron personas de 65 años o más, más hombres que mujeres. Los blancos constituyeron la mayoría de las muertes en general, pero las personas de color, hispanas y nativas americanas tienen aproximadamente el doble de probabilidades de morir por la enfermedad

Sara Atkins posa para una foto en Wynnewood, Pensilvania, el martes 10 de mayo de 2022, mientras sostiene una almohada con una imagen de su padre Andy Rotman-Zaid, quien murió de COVID-19 en diciembre de 2020. Canaliza su dolor en luchando por la vacunación mundial y un mejor acceso a la atención médica para honrar a su padre. (Foto AP/Matt Rourke)
Sara Atkins posa para una foto en Wynnewood, Pensilvania, el martes 10 de mayo de 2022, mientras sostiene una almohada con una imagen de su padre Andy Rotman-Zaid, quien murió de COVID-19 en diciembre de 2020. Canaliza su dolor en luchando por la vacunación mundial y un mejor acceso a la atención médica para honrar a su padre. (Foto AP/Matt Rourke)

El número de muertos en EE. UU. por COVID-19 llegó a 1 millón el lunes, una cifra que alguna vez fue inimaginable y que solo insinúa las multitudes de seres queridos y amigos estremecidos por el dolor y la frustración.

El número confirmado de muertos es equivalente a un ataque del 11 de septiembre todos los días durante 336 días. Es aproximadamente igual a cuántos estadounidenses murieron en la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial combinadas. Es como si Boston y Pittsburgh fueran aniquilados.

“Es difícil imaginar un millón de personas arrancadas de esta tierra”, dijo Jennifer Nuzzo, quien dirige un nuevo centro de pandemias en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island. “Todavía está sucediendo y estamos dejando que suceda”.

Una camioneta móvil de prueba de COVID-19 está abierta para clientes sin cita previa en el distrito de Brooklyn de Nueva York. (Foto AP/Bebeto Matthews)
Una camioneta móvil de prueba de COVID-19 está abierta para clientes sin cita previa en el distrito de Brooklyn de Nueva York. (Foto AP/Bebeto Matthews)

Algunos de los que quedaron atrás dicen que no pueden volver a la normalidad. Reproducen los mensajes de voz de sus seres queridos. O mira videos antiguos para verlos bailar. Cuando otras personas dicen que han terminado con el virus, se enfurecen o sienten dolor en silencio.

“‘Normal.’ Odio esa palabra”, dijo Julie Wallace, de 55 años, de Elyria, Ohio, quien perdió a su esposo por COVID-19 en 2020. “Ninguno de nosotros puede volver a la normalidad”.

Tres de cada cuatro muertes fueron personas de 65 años o más. Murieron más hombres que mujeres. Los blancos constituyeron la mayoría de las muertes en general. Pero las personas negras, hispanas y nativas americanas tienen aproximadamente el doble de probabilidades de morir de COVID-19 que sus contrapartes blancas.

ARCHIVO - Kyree Kayoshi, su perro Kumi y Miranda De Llano usan círculos marcados para el distanciamiento social para ayudar a combatir el virus COVID-19 mientras se relajan en Pearl Brewery, el 3 de marzo de 2021, en San Antonio. (Foto AP/Eric Gay, archivo)
ARCHIVO - Kyree Kayoshi, su perro Kumi y Miranda De Llano usan círculos marcados para el distanciamiento social para ayudar a combatir el virus COVID-19 mientras se relajan en Pearl Brewery, el 3 de marzo de 2021, en San Antonio. (Foto AP/Eric Gay, archivo)

La mayoría de las muertes ocurrieron en áreas urbanas, pero los lugares rurales, donde la oposición a las máscaras y las vacunas tiende a ser alta, a veces pagaron un alto precio.

El número de muertos a menos de dos años y medio del brote se basa en los datos del certificado de defunción compilados por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Pero se cree que la cantidad real de vidas perdidas por el COVID-19, ya sea directa o indirectamente, como resultado de la interrupción del sistema de atención médica en el país más rico del mundo, es mucho mayor.

El hito se produce más de tres meses después de que EE. UU. alcanzara los 900.000 muertos. El ritmo se ha desacelerado desde un desgarrador aumento invernal impulsado por la variante omicron. Estados Unidos tiene un promedio de 300 muertes por COVID-19 por día, en comparación con un pico de alrededor de 3400 por día en enero de 2021.

ARCHIVO - Sosteniendo la mano de su madre, Brianna Vivar, de 14 años, mira hacia otro lado mientras recibe la vacuna Pfizer COVID-19 de manos de la técnica farmacéutica Mary Tran en una clínica de vacunas instalada en el estacionamiento de CalOptima, el sábado 28 de agosto de 2021, en Orange , California (Foto AP/Jae C. Hong, Archivo)
ARCHIVO - Sosteniendo la mano de su madre, Brianna Vivar, de 14 años, mira hacia otro lado mientras recibe la vacuna Pfizer COVID-19 de manos de la técnica farmacéutica Mary Tran en una clínica de vacunas instalada en el estacionamiento de CalOptima, el sábado 28 de agosto de 2021, en Orange , California (Foto AP/Jae C. Hong, Archivo)

La campana más grande de la Catedral Nacional de Washington en la capital de la nación sonó 1.000 veces hace una semana, una vez por cada 1.000 muertes. El presidente Joe Biden ordenó el jueves bajar las banderas a media asta y calificó cada vida como “una pérdida irremplazable”.

“Como nación, no debemos insensibilizarnos ante tal dolor”, dijo en un comunicado. “Para sanar, debemos recordar”.

Más de la mitad de las muertes ocurrieron desde que las vacunas estuvieron disponibles en diciembre de 2020. Dos tercios de los estadounidenses están completamente vacunados y casi la mitad de ellos han recibido al menos una dosis de refuerzo. Pero la demanda de la vacuna se ha desplomado, y la campaña para poner tiros en armas ha estado plagada de desinformación, desconfianza y polarización política.

ARCHIVO - El Dr. Mher Onanyan toma un breve descanso mientras espera una radiografía de los pulmones de un paciente con COVID-19 en el Centro Médico Providence Holy Cross en la sección Mission Hills de Los Ángeles, el 22 de diciembre de 2020. (Foto AP/Jae C. Hong, Archivo)
ARCHIVO - El Dr. Mher Onanyan toma un breve descanso mientras espera una radiografía de los pulmones de un paciente con COVID-19 en el Centro Médico Providence Holy Cross en la sección Mission Hills de Los Ángeles, el 22 de diciembre de 2020. (Foto AP/Jae C. Hong, Archivo)

Las personas no vacunadas tienen un riesgo 10 veces mayor de morir de COVID-19 que las vacunas completas, según los CDC.

“Para mí, eso es lo que es particularmente desgarrador”, dijo Nuzzo. Las vacunas son seguras y reducen en gran medida la probabilidad de una enfermedad grave, dijo. Ellos “quitan en gran medida la posibilidad de la muerte fuera de la mesa”.

Angelina Proia, de 36 años, de Nueva York, perdió a su padre por el COVID-19 en abril de 2020. Dirige un grupo de apoyo para familias en duelo en Facebook y lo ha visto dividido por las vacunas. Ha expulsado a personas del grupo por difundir información errónea.

Angelina Proia el miércoles 11 de mayo de 2022, en Nueva York, muestra una foto de su padre Richard Proia, quien murió de COVID-19 en abril de 2020. Dirige un grupo de apoyo para familias en duelo en Facebook y lo ha visto dividido por las vacunas. . Ha expulsado a personas del grupo por difundir información errónea. (Foto AP/Bebeto Matthews)
Angelina Proia el miércoles 11 de mayo de 2022, en Nueva York, muestra una foto de su padre Richard Proia, quien murió de COVID-19 en abril de 2020. Dirige un grupo de apoyo para familias en duelo en Facebook y lo ha visto dividido por las vacunas. . Ha expulsado a personas del grupo por difundir información errónea. (Foto AP/Bebeto Matthews)

“No quiero escuchar teorías de conspiración. No quiero escuchar anticiencia”, dijo Proia, quien desea que su padre hubiera sido vacunado.

Sara Atkins, de 42 años, de Wynnewood, Pensilvania, canaliza su dolor en la lucha por la vacunación mundial y un mejor acceso a la atención médica para honrar a su padre, Andy Rotman-Zaid, quien murió de COVID-19 en diciembre de 2020.

“Mi padre me dio órdenes de marcha para terminarlo y asegurarme de que no vuelva a suceder”, dijo Atkins sobre la pandemia. “Él me dijo: ‘Politiza mi muerte si muero de esto’”.

Angelina Proia, quien perdió a su padre Richard Proia por el COVID-19 en abril de 2020, posa para una foto el miércoles 11 de mayo de 2022 en Nueva York. (Foto AP/Bebeto Matthews)
Angelina Proia, quien perdió a su padre Richard Proia por el COVID-19 en abril de 2020, posa para una foto el miércoles 11 de mayo de 2022 en Nueva York. (Foto AP/Bebeto Matthews)

Julie Wallace y su esposo, Lewis Dunlap, tenían números de teléfonos celulares separados por un dígito. Ella continúa pagando para mantener su número. Ella lo llama solo para escuchar su voz.

“Es muy importante escuchar eso a veces”, dijo. “Te da un poco de tranquilidad y al mismo tiempo te rompe el corazón”.

Algunos han ofrecido consuelo en la poesía. En Filadelfia, la poeta y trabajadora social Trapeta Mayson creó una línea directa de poesía las 24 horas llamada Verso curativo. El tráfico al sitio web poets.org de la Academia de Poetas Estadounidenses aumentó durante la pandemia.

ARCHIVO - El enfermero registrado Nvard Termendzhyan ayuda a Julio Valladares, de 46 años, a cambiar de posición mientras lo trata en una unidad de COVID-19 en el Centro Médico Providence Holy Cross en Los Ángeles, el 13 de diciembre de 2021. (Foto AP/Jae C. Hong, Archivo )
ARCHIVO - El enfermero registrado Nvard Termendzhyan ayuda a Julio Valladares, de 46 años, a cambiar de posición mientras lo trata en una unidad de COVID-19 en el Centro Médico Providence Holy Cross en Los Ángeles, el 13 de diciembre de 2021. (Foto AP/Jae C. Hong, Archivo )

Brian Sonia-Wallace, poeta laureado de West Hollywood, California, ha viajado por el país escribiendo poemas por encargo. Imagina un memorial de un millón de poemas, escritos por personas que normalmente no escriben poesía. Hablarían con aquellos que están de duelo y escucharían puntos de conexión.

“Lo que necesitamos como nación es empatía”, dijo Tanya Alves, de 35 años, de Weston, Florida, quien perdió a su hermana de 24 años por COVID-19 en octubre. “Más de dos años después de la pandemia, con todos los casos y vidas perdidas, deberíamos ser más compasivos y respetuosos cuando hablamos de COVID. Miles de familias cambiaron para siempre. Este virus no es solo un resfriado”.

(con información de AP)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR