El parlamento de Italia comienza a votar por un nuevo presidente, con el primer ministro Mario Draghi como favorito

La elección es secreta, dura varios días y notoriamente difícil de predecir. Participan más de 1.000 diputados, senadores y representantes regionales

Vista general del interior del Parlamento italiano en Roma, Italia, el 26 de abril de 2021. Alberto Pizzoli/Pool vía REUTERS
Vista general del interior del Parlamento italiano en Roma, Italia, el 26 de abril de 2021. Alberto Pizzoli/Pool vía REUTERS

El parlamento de Italia comienza a votar este lunes por un nuevo presidente, con el primer ministro Mario Draghi como favorito, pero lejos de estar garantizado en una contienda que corre el riesgo de desestabilizar al gobierno.

El ex primer ministro multimillonario Silvio Berlusconi se retiró de la contienda el sábado, pero a pesar de las continuas disputas durante el fin de semana, aún no ha surgido ningún candidato claro.

Berlusconi y Matteo Salvini, del partido antiinmigración Liga, se oponen a la candidatura de Draghi, argumentando que debería quedarse donde está mientras Italia sale de la crisis del coronavirus.

“Sería peligroso para Italia en un momento económico difícil... reinventar un nuevo gobierno desde cero”, dijo Salvini a los periodistas el domingo.

El ex primer ministro y líder de Forza Italia Silvio Berlusconi durante un encuentro con su aliados Matteo Salvini, líder de la Liga, y Giogia Meloni, de Hermanos de Italia (REUTERS/Guglielmo Mangiapane/archivo)
El ex primer ministro y líder de Forza Italia Silvio Berlusconi durante un encuentro con su aliados Matteo Salvini, líder de la Liga, y Giogia Meloni, de Hermanos de Italia (REUTERS/Guglielmo Mangiapane/archivo)

Pero Enrico Letta, líder del Partido Democrático de centroizquierda, dijo que Draghi había sido un “recurso extraordinario” para Italia e insistió en que su nombre todavía estaba sobre la mesa para la presidencia.

El jefe de estado es un puesto en gran medida ceremonial, pero el titular ejerce un poder considerable durante las crisis políticas, desde la disolución del parlamento hasta la elección de nuevos primeros ministros y la denegación de mandatos a coaliciones frágiles.

La elección, una votación secreta realizada durante varios días por más de 1.000 diputados, senadores y representantes regionales, es notoriamente difícil de predecir.

Reformas de la UE

Draghi, ex jefe del Banco Central Europeo contratado para encabezar un gobierno de unidad nacional hace un año, es ampliamente considerado como el candidato más elegible.

Pero muchos temen que su partida como primer ministro pueda desencadenar el caos a medida que Italia se recupera de la devastación de la pandemia de coronavirus, o incluso una elección anticipada, que ninguno de los partidos gobernantes quiere.

Mario Draghi durante un discurso en el Parlamento (REUTERS/Remo Casilli/archivo)
Mario Draghi durante un discurso en el Parlamento (REUTERS/Remo Casilli/archivo)

Con los partidos dispares en la coalición de Draghi ya en modo de batalla antes de las elecciones generales del próximo año, una mayor inestabilidad podría poner en riesgo los fondos de recuperación europeos.

“Esta es una elección clave y muy complicada, porque los partidos políticos son débiles, están en un estado de fragmentación total”, dijo a la AFP Giovanni Orsina, director de la Escuela de Gobierno Luiss en Roma.

Italia tiene un sistema electoral notoriamente inestable y ha visto decenas de gobiernos ir y venir desde la Segunda Guerra Mundial, con el presidente saliente Sergio Mattarella viendo cinco durante su mandato de siete años.

Pero Draghi ha liderado un gobierno notablemente unido que comprende a casi todos los partidos políticos de Italia desde que fue designado por Mattarella en febrero de 2021.

La tercera economía más grande de la eurozona ha vuelto a crecer luego de una dura recesión en 2020 provocada por la pandemia.

Y Draghi ha iniciado reformas clave exigidas a cambio de fondos del plan de recuperación pospandemia de la UE, del que Roma es el principal beneficiario, por una suma de casi 200.000 millones de euros (225.000 millones de dólares).

Sergio Mattarella (c), en una imagen de archivo. EFE/EPA/FABIO FRUSTACI
Sergio Mattarella (c), en una imagen de archivo. EFE/EPA/FABIO FRUSTACI

Muchos inversionistas internacionales están preocupados de que Italia, cargada de deudas, se retrase en el apretado programa de reformas si Draghi se fuera.

Otros dicen que estaría mejor posicionado como presidente para garantizar la estabilidad política y las buenas relaciones con Bruselas, particularmente si la extrema derecha gana las próximas elecciones.

El propio Draghi, de 74 años, al que se atribuye haber salvado al euro de una crisis de deuda mientras era presidente del BCE, insinuó el mes pasado su interés en la presidencia, pero desde entonces se ha mantenido en silencio.

Voto aparcamiento

La primera ronda de votaciones comienza a las 15:00 horas (14:00 GMT) del lunes en la Cámara Baja de Diputados, y se espera su resultado por la noche.

Normalmente hay 1.009 electores, reducidos a 1.008 el domingo después de que un parlamentario muriera tras una larga enfermedad.

Los comentaristas predicen que no habrá avances hasta el jueves, la cuarta ronda, cuando el umbral para la victoria caiga de una mayoría de dos tercios a una mayoría absoluta.

Debido al alto número de casos de covid-19 en Italia, los electores que dieron positivo o se están aislando podrán usar una mesa de votación de paso instalada en el estacionamiento del parlamento.

Más de una docena de alternativas a Draghi han sido discutidas en la prensa y por los distintos partidos, muchos de ellos ex ministros. El último nombre que surgió fue el de la jefa del servicio secreto Elisabetta Belloni, considerada una posibilidad remota.

Berlusconi, quien a los 85 años está plagado de problemas de salud y sigue envuelto en procedimientos legales por sus fiestas sexuales “Bunga Bunga”, regresó al hospital el domingo para lo que su médico dijo que eran controles de rutina planificados.

(Con información de AFP)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR