El Banco Mundial suspendió la ayuda económica a Sudán tras el golpe de Estado

El presidente de la institución internacional, David Malpass, informó que se paralizaron las gestiones del país desde el momento en el que los militares tomaron el poder por la fuerza el pasado lunes

El presidente del Grupo del Banco Mundial, David Malpass, anunció este miércoles que fueron suspendidos los desembolsos de todas sus operaciones en Sudán (FOTO: EFE)
El presidente del Grupo del Banco Mundial, David Malpass, anunció este miércoles que fueron suspendidos los desembolsos de todas sus operaciones en Sudán (FOTO: EFE)

El presidente del Grupo del Banco Mundial, David Malpass, anunció este miércoles que fueron suspendidos los desembolsos de todas sus operaciones en Sudán y se dejó de tramitar cualquier nueva operación debido al golpe de Estado perpetrado el pasado lunes.

Malpass precisó que la ayuda en el país se paralizó desde la misma jornada de la toma del poder por parte de los militares, liderados por el presidente del Consejo Soberano de Sudán, Abdelfatá al Burhan.

“Estoy muy preocupado por los recientes acontecimientos en Sudán, y temo el dramático impacto que esto puede tener en la recuperación social y económica, y en el desarrollo del país”, expresó el presidente del Banco Mundial, quien visitó la capital sudanesa, Jartum, recientemente para reunirse con las autoridades.

De hecho, Malpass mantuvo encuentros con el primer ministro, Abdalá Hamdok, y el propio Al Burhan para “hablar de la transformación económica y social del país”. “Escuché un claro compromiso de todas las partes para trabajar juntos hacia un futuro más próspero para el pueblo sudanés tras 30 años de gobierno autoritario y desvinculación de la comunidad internacional”, recordó.

El Banco Mundial paralizó las gestiones del país desde el momento en el que los militares tomaron el poder el pasado lunes (FOTO: REUTERS)
El Banco Mundial paralizó las gestiones del país desde el momento en el que los militares tomaron el poder el pasado lunes (FOTO: REUTERS)

En este sentido, destacó que el Banco Mundial ha sido un “estrecho” colaborador de Sudán, trabajando junto a otros socios para establecer el Programa de Apoyo a la Familia de Sudán y apoyar el despliegue de la vacunación contra la COVID-19 en el país. Como añadió, Sudán se había embarcado en un “ambicioso” paquete de reformas económicas que allanó el camino para que el país se “liberase de los atrasos y pudiese optar al alivio de la deuda en el marco de la iniciativa para los Países Pobres Muy Endeudados (PPME)”.

“Esperamos que se restablezca la paz y la integridad del proceso de transición para que Sudán pueda reiniciar su camino de desarrollo económico y pueda ocupar el lugar que le corresponde en la comunidad financiera internacional”, ha concluido el presidente del Banco Mundial.

El golpe de Estado liderado por Al Burhan el lunes supuso la detención del primer ministro de Sudán, si bien regresó a su domicilio en la noche del martes. Otros funcionarios se encuentran aún retenidos por los golpistas, mientras manifestantes han salido a las calles y los militares reprimen las protestas violentamente.

El presidente del Banco Mundial teme por el dramático impacto que puede tener el golpe de Estado en la recuperación social, económica y en el desarrollo de Sudán (FOTO: REUTERS)
El presidente del Banco Mundial teme por el dramático impacto que puede tener el golpe de Estado en la recuperación social, económica y en el desarrollo de Sudán (FOTO: REUTERS)

Este golpe sigue a otro intento que se llevó a cabo a mediados de septiembre, según apuntaron las autoridades de transición, a cargo de un grupo de oficiales de las Fuerzas Armadas supuestamente vinculados con Al Bashir.

Las autoridades de transición fueron instauradas tras un acuerdo entre la junta militar anterior, surgida tras el golpe de Estado de 2019, y diversas organizaciones civiles y formaciones políticas opositoras. Este Gobierno inició una batería de reformas sociales y económicas y alcanzó un acuerdo de paz con importantes grupos rebeldes de Darfur y otras zonas del país.

Sin embargo, la intentona de septiembre derivó en un intercambio de críticas y acusaciones entre los elementos civiles y militares que profundizaron la crisis política, incluidas peticiones por parte de Al Burhan para disolver el Gobierno, lo que provocó, días antes del golpe, manifestaciones enfrentadas a favor de las autoridades de transición y el Ejército.

(Con información de Europa Press)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR