Las muertes por COVID-19 en África aumentaron más del 40% en una semana y menos del 3% de la población recibió al menos una vacuna

Namibia, Sudáfrica, Túnez, Uganda y Zambia son los países más comprometidos. “Esta oleada de COVID-19 es la más rápida que ha visto el continente”, advirtió la OMS

REUTERS/ Sumaya Hisham
REUTERS/ Sumaya Hisham

La organización Mundial de la Salud (OMS) alertó que África registró un aumento del 43% en las muertes por COVID-19 con respecto a la semana anterior, además es está observando que las admisiones hospitalarias están aumentando rápidamente y los países se están enfrentando a la escasez de oxígeno y camas en las unidades de cuidados intensivos.

Las muertes aumentaron a 6.273 en la última semana, siendo el 11 de julio el último día que se recogieron los datos, con respecto a las 4.384 muertes notificadas la semana anterior. África está ahora a menos del 1% del pico semanal alcanzado en enero, cuando se registraron 6.294 muertes.

Namibia, Sudáfrica, Túnez, Uganda y Zambia representaron el 83% de las nuevas muertes registradas la semana pasada. La tasa de letalidad del continente, que es la proporción de muertes entre los casos confirmados, se sitúa actualmente en el 2,6% frente al promedio mundial del 2,2%.

REUTERS/Ayman al-Sahili
REUTERS/Ayman al-Sahili

Los casos de COVID-19 aumentaron durante ocho semanas consecutivas, superando los 6 millones el 13 de julio de 2021. Durante el mes pasado, África registró 1 millón de casos adicionales. Este es el tiempo más corto que se ha tardado hasta ahora en agregar 1 millón de casos. Comparativamente, anteriormente tuvieron que pasar tres meses para pasar de los 4 millones a 5 millones de casos.

“Esta oleada de COVID-19 es la más rápida que ha visto el continente”, señala la OMS en un comunicado, en el que explican que el aumento está impulsado por la fatiga pública respecto a las medidas de salud clave y una mayor propagación de variantes. Hasta la fecha, la variante Delta, que actualmente es la más transmisible de todas las variantes, se detectaron en 21 países africanos, mientras que la variante Alpha está en 35 países y Beta en 30.

“Las muertes han aumentado abruptamente durante las últimas cinco semanas. Esta es una clara señal de advertencia de que los hospitales de los países más afectados están llegando a un punto de ruptura. Los sistemas de salud que carecen de recursos en los países se enfrentan a una grave escasez de personal sanitario, suministros, equipo e infraestructura necesarios para brindar atención a los pacientes con COVID-19 gravemente enfermos”, señaló en rueda de prensa el doctor Matshidiso Moeti, director regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para África.

Una enfermera se sienta junto a un paciente en una ambulancia fuera de un centro de cuarentena para la enfermedad por coronavirus (COVID-19) mientras espera ser admitido en Misrata, Libia, el 13 de julio de 2021. Fotografía tomada el 13 de julio de 2021. REUTERS / Ayman al-Sahili
Una enfermera se sienta junto a un paciente en una ambulancia fuera de un centro de cuarentena para la enfermedad por coronavirus (COVID-19) mientras espera ser admitido en Misrata, Libia, el 13 de julio de 2021. Fotografía tomada el 13 de julio de 2021. REUTERS / Ayman al-Sahili
FOTO DE ARCHIVO: Paramédicos atienden a un paciente durante el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) mientras el país enfrenta restricciones más estrictas en el Medpark MASA (Asociación Musulmana de Sudáfrica), en Johannesburgo, Sudáfrica, 1 de julio de 2021. REUTERS / Sumaya Hisham / Foto de archivo
FOTO DE ARCHIVO: Paramédicos atienden a un paciente durante el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) mientras el país enfrenta restricciones más estrictas en el Medpark MASA (Asociación Musulmana de Sudáfrica), en Johannesburgo, Sudáfrica, 1 de julio de 2021. REUTERS / Sumaya Hisham / Foto de archivo

En su informen, la OMS advierte de que las admisiones hospitalarias en unos 10 países aumentaron rápidamente y al menos seis países enfrentan escasez de camas en unidades de cuidados intensivos. La demanda de oxígeno médico se disparó y ahora se estima que es un 50% más alta que al mismo tiempo en 2020, pero la oferta no se mantuvo. Una evaluación rápida de la OMS de seis países que enfrentan un resurgimiento encontró que solo se produce el 27% del oxígeno médico necesario.

“La prioridad número uno para los países africanos es impulsar la producción de oxígeno para dar a los pacientes críticamente enfermos la oportunidad de luchar. El tratamiento efectivo es la última línea de defensa contra COVID-19 y no debe desmoronarse”, afirmó Moeti.

La cantidad insuficiente, el mal estado o el mantenimiento deficiente de las plantas de producción, así como los desafíos en la distribución, la escasez de cilindros, personal o habilidades técnicas se encuentran entre las barreras para el suministro adecuado de oxígeno médico en África.

 REUTERS/Abdelaziz Boumzar
REUTERS/Abdelaziz Boumzar

MEJORAR EL TRATAMIENTO DEL COVID-19

En una encuesta de la OMS a la que respondieron 30 países africanos, solo 18 países habían incluido corticosteroides en sus pautas de tratamiento nacionales, según lo recomendado por la OMS. Nueve países están incluyendo medicamentos que no se recomiendan para el tratamiento de COVID-19, como hidroxicloroquina y lopinavir.

La OMS está trabajando con los países para mejorar el tratamiento del COVID-19 y las capacidades de cuidados intensivos al brindar orientación sobre el manejo clínico y apoyo para actualizar los protocolos y capacitar a los trabajadores de la salud. Junto con los socios, la organización también está entregando suministros médicos esenciales, como cilindros de oxígeno, y apoyó la fabricación y reparación de plantas de producción de oxígeno.

SUMINISTRO INADECUADO DE VACUNAS

El gráfico de Our World in Data señala la abismal diferencia entre personas vacunadas con al menos una dosis contra el COVID-19 entre África y el resto de los continentes

El aumento de casos se produce en medio de un suministro inadecuado de vacunas. Solo 18 millones de personas en África están completamente vacunadas, lo que representa el 1,5% de la población del continente en comparación con más del 50% en algunos países de ingresos altos. Los vacunados con al menos una dosis alcanzan al 2,95%, una diferencia de casi 17 puntos con Oceanía y 23 con respecto a Asia. Mucho más lejos de Sudamérica (que lleva un 36%), Norteamérica y Europa (ambos con 44%).

“La doble barrera de la escasez de vacunas y los desafíos del tratamiento está socavando seriamente la respuesta efectiva a la pandemia creciente. Sin embargo, con los envíos de vacunas frescas que se esperan y las fuertes medidas preventivas, aún podemos cambiar el rumbo contra el virus”, señaló Moeti en rueda de prensa.

Los suministros adicionales de vacunas que se esperan en las próximas semanas y meses ayudarán a apuntalar las tasas de vacunación. Se necesitarán alrededor de 190 millones de dosis adicionales de vacuna COVID-19 para vacunar completamente al 10% de la población de África en septiembre de 2021, y se necesitarán alrededor de 750 millones de dosis más para vacunar completamente al 30% para finales de 2021.

(con información de EP)

SEGUIR LEYENDO: