Italia se convirtió en el quinto país del mundo con más circulación de la variante Delta

La cepa detectada en India ya representa un 26% de los casos de coronavirus registrados en el país. El gobierno impuso la obligación de hacer una cuarentena de cinco días a los ciudadanos procedentes del Reino Unido, donde la variante causó un resurgimiento de casos

Tras el aumento de la variante Delata, Italia impuso la obligación de hacer una prueba anti-coronavirus y una cuarentena de cinco días a los ciudadanos procedentes de Gran Bretaña (REUTERS/Remo Casilli/archivo)
Tras el aumento de la variante Delata, Italia impuso la obligación de hacer una prueba anti-coronavirus y una cuarentena de cinco días a los ciudadanos procedentes de Gran Bretaña (REUTERS/Remo Casilli/archivo)

La variante Delta ya representa un 26% de los casos totales de coronavirus registrados en Italia, lo cual convierte al país en el quinto en el mundo por circulación de esta cepa detectada por primera vez en India.

El porcentaje se desprendió de un análisis publicada por el diario briánico Financial Times a partir de las secuencias genéticas del virus depositadas en la base de datos genéticos internacional Gisaid y en los datos del instituto de investigación belga Sciensano. Las estimaciones también indican que la variante Delta ya es dominante en Gran Bretaña y Portugal, donde la circulación es del 98% y 96%, respectivamente. Le siguen Estados Unidos con un 31%, Italia (26%), Bélgica (16%), Alemania (15%), Francia (6,9%).

El dato italiano sería mucho mayor a la última cifra reportada por el Instituto Superior de Salud (ISS), el grupo de expertos que asesora el gobierno, que estimó en un 1% la circulación de la nueva variante en el país.

El análisis del Financial Times también indica que en Gran Bretaña, Portugal y Rusia el aumento en la difusión de la variante Delta corresponde a una disminución progresiva en la circulación de la variante Alfa (B.1.1.7), detectada por primera vez en el Reino Unido. Esto por el momento lo mismo no ocurrió en Estados Unidos, Italia, Bélgica y Alemania, donde la variante Alfa todavía parece ser la dominante.

Foto del viernes de un grupo de personas ingresando a un centro de vacunación contra el COVID-19 en Londres. 
Jun 18, 2021. REUTERS/Toby Melville
Foto del viernes de un grupo de personas ingresando a un centro de vacunación contra el COVID-19 en Londres. Jun 18, 2021. REUTERS/Toby Melville

Por otro lado, aún quedan para aclarar los motivos del diferente ritmo al que se está extendiendo la variante Delta en Europa. Por el momento, los expertos coinciden en que una de las principales contramedidas es acelerar las campañas de vacunación para ralentizar la circulación del virus tanto como sea posible. “Hay un mensaje que todos debemos tener muy claro: no se acabó”, dijo al Financial Times el virólogo Bruno Lina, de la Universidad ‘Claude Bernard’ de Lyon.

Una cepa más contagiosa

Mucho más contagiosa que la variante Alfa, que apareció a finales de 2020 en Kent, en el sureste de Inglaterra, Delta empezó a propagarse sobre todo en el noroeste inglés antes de extenderse por el resto del Reino Unido, especialmente entre los jóvenes aún no vacunados con la primera de las dos dosis del preparado.

Una investigación de PHE, una agencia del departamento de Salud del Reino Unido, descubrió que la variante Delta está asociada con un 64% más de posibilidades de transmisión en el hogar en comparación con la variante Alfa.

Maria Van Kerkhove, directora técnica de COVID-19 de la OMS, también dijo en Twitter que la variante Delta es más transmisible que la variante Alfa y el coronavirus original.

A esta variante se atribuye el reciente resurgimiento de casos en países como el Reino Unido, a pesar del buen ritmo del plan de vacunación de la población, y Rusia.

Un trabajador del Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia desinfecta el monumento COVID-19 en la estación de tren de Belorussky como parte de la campaña para prevenir la propagación del coronavirus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad COVID-19 en Moscú, Rusia. EFE / SERGEI ILNITSKY
Un trabajador del Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia desinfecta el monumento COVID-19 en la estación de tren de Belorussky como parte de la campaña para prevenir la propagación del coronavirus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad COVID-19 en Moscú, Rusia. EFE / SERGEI ILNITSKY

Debido a esta situación, el gobierno de Boris Johnson decidió aplazar cuatro semanas, hasta el 19 de julio, el levantamiento de las últimas restricciones, mientras las autoridades rusas declararon obligatoria la vacunación y evalúan dictar nuevas cuarentenas.

Por su parte, Italia impuso la obligación de hacer una prueba anti-coronavirus y una cuarentena de cinco días a los ciudadanos procedentes de Gran Bretaña y amplió la prohibición de entrar en el país a ciudadanos que lleguen de India, Bangladesh y Sri Lanka.

SEGUIR LEYENDO: