En un nuevo gesto de acercamiento a China, Putin inauguró una planta de gas cuya producción estará destinada al gigante asiático

Se trata de un eslabón del gasoducto Power of Siberia que procesará 42.000 millones de m3 de gas por año para transformarlos en helio, etano, propano y butano, entre otros combustibles

El presidente ruso, Vladimir Putin, participa en una videoconferencia con el director general de la empresa Gazprom, Alexei Miller, en la residencia estatal de Novo-Ogaryovo, a las afueras de Moscú (Foto:  REUTERS)
El presidente ruso, Vladimir Putin, participa en una videoconferencia con el director general de la empresa Gazprom, Alexei Miller, en la residencia estatal de Novo-Ogaryovo, a las afueras de Moscú (Foto: REUTERS)

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, inauguró este miércoles una enorme planta de procesamiento de gas del grupo Gazprom en Amur, en el Lejano Oriente ruso, cuya producción estará destinada a China.

“¡Arranquen!”, lanzó el presidente ruso a través de una videoconferencia al director de Gazprom, Alexei Miller, al poner en funcionamiento la primera línea de producción de la planta Amur Gas Processing Plant (GPP), que sería una de las más grandes en el mundo de su tipo.

El monto de este proyecto es de 11.400 millones de euros (unos 13.900 millones de dólares), de acuerdo a Putin, quien precisó que la planta ocupa 900 hectáreas y que la última fase de su puesta en servicio será en 2024-2025.

Putin participó en la videoconferencia con Miller desde la residencia estatal de Novo-Ogaryovo, a las afueras de Moscú (Foto:  REUTERS)
Putin participó en la videoconferencia con Miller desde la residencia estatal de Novo-Ogaryovo, a las afueras de Moscú (Foto: REUTERS)

Esta planta es un eslabón del gasoducto Power of Siberia, que la proveerá de gas. Finalmente, cuando funcione al 100%, se tratarán 42.000 millones de m3 de gas por año para transformarlos en helio, etano, propano y butano, entre otros combustibles.

Estos productos tendrán a China como destino, pero también una planta que el grupo petroquímico Sibur está construyendo en las cercanías, que transformará a estos gases en polímeros, gránulos usados en la fabricación de productos plásticos, también para proveer al país vecino.

Putin puso en funcionamiento una planta de 900 hectareas en el Óblast de Amur, ubicado en el distrito Lejano Oriente de Rusia (Foto: REUTERS)
Putin puso en funcionamiento una planta de 900 hectareas en el Óblast de Amur, ubicado en el distrito Lejano Oriente de Rusia (Foto: REUTERS)

El presidente añadió que en la construcción del complejo participaron en total más de 35.000 personas: “Se trata de gente y empresas de Rusia, Turquía, China, India, Italia, Alemania, Croacia, Serbia, Kazajistán, Uzbekistán y Kirguistán”.

La planta también contribuirá a aumentar la cuota de Rusia en el mercado mundial de helio. Producirá anualmente hasta 60 millones de metros cúbicos de helio, alrededor de 1 millón de toneladas de propano, unas 500.000 toneladas de butano y 2,5 millones de toneladas de etano.

Se espera que alcance su plena capacidad en 2025 para convertirse en una de las mayores plantas de procesamiento de gas del mundo.

La mayor parte del gas licuado de petróleo (GLP) que se producirá en la planta, hasta 1,3 millones de toneladas al año, se exportará. El helio, que se utiliza en medicina y otros sectores, también se exportará en contenedores criogénicos especiales a través de un centro en el puerto del Pacífico de Vladivostok.

Con información de EFE y Reuters

SEGUIR LEYENDO: