22 años de Columbine: el trauma que no desaparece en EEUU

Dos menores irrumpieron en la escuela secundaria en Colorado armados con escopetas y terminaron con la vida de 12 de sus compañeros y un profesor antes de suicidarse

La pequeña localidad de Littleton recordó a las 13 personas asesinadas en la escuela de Columbine por dos alumnos el 20 de abril de 1999.

La mañana del 20 de abril de 1999 transcurría como cualquier otra en una tranquila comunidad de Colorado en Estados Unidos. Hasta que todo cambió ese mediodía.

Eric Harris, de 18 años, y Dylan Klebold, de 17, llegaron a la escuela secundaria Columbine en vehículos separados. Entraron a la cafetería donde dejaron bolsas de lona que contenían bombas que se suponía iban a explotar a las 11:17 am.

Eric David Harris y Dylan Bennet Klebold, autores de la masacre en Columbine   (Foto: Especial)
Eric David Harris y Dylan Bennet Klebold, autores de la masacre en Columbine (Foto: Especial)

Regresaron a sus autos y esperaron a que explotaran las bombas pero no detonaron. Harris y Klebold regresaron a la escuela a las 11:20 am, allí dispararon a dos estudiantes que estaban sentados afuera. Rachel Scott murió instantáneamente. Richard Castaldo recibió ocho disparos y quedó paralizado de pecho para abajo.

Luego, se dirigieron a la biblioteca y comenzaron a disparar a los estudiantes. Allí mataron a 10 estudiantes e hirieron a otros 12. Al salir deambularon por otras áreas de la escuela. Se encontraron con tres estudiantes en la escalera, les dispararon. Uno murió.

Intercambiaron disparos con la policía varias veces, pero nadie resultó herido.

Se decía que ambos estudiantes habían ido a jugar a los bolos ese día y que estaban escuchando música de Marilyn Manson cuando viajaban a la escuela.
Se decía que ambos estudiantes habían ido a jugar a los bolos ese día y que estaban escuchando música de Marilyn Manson cuando viajaban a la escuela.

Regresaron a la cafetería y luego regresaron a la biblioteca donde ambos se suicidaron.

Durante el calvario que duró aproximadamente 49 minutos, Harris y Klebold dispararon 188 rondas de munición. Tenían 99 explosivos, cuatro pistolas y cuatro cuchillos. Harris disparó su carabina 96 veces y su escopeta 25 veces. Klebold disparó una escopeta 55 veces y disparó 12 rondas con una escopeta de dos cañones.

La matanza cobró la vida de 13 personas, 12 estudiantes y un maestro, asesinados al azar y dejó a más de 20 heridos.

Según los funcionarios, Harris y Klebold habían planeado el ataque durante más de un año y habían escrito los detalles en sus diarios personales, que además documentan que deseaban que sus acciones rivalizaran el Atentado de Oklahoma City, en venganza de la masacre de Waco y otros incidentes mortales ocurridos en los Estados Unidos en la década de 1990.

Las victimas fueron: Isaiah E. Shoels y Lauren D. Townsend, de 18 años; Cassie R. Bernall, Corey T. DePooter y Rachel J. Scott, de 17; Kelly A. Fleming, Matthew J. Kechter, John R. Tomlin y Kyle A. Velásquez, de 16; Daniel C. Mauser y Daniel L. Rohrbough, de 15; Steven R. Curnow, de 14 y el Entrenador William “Dave” Sanders de 47.

El hecho es mundialmente conocido como la Masacre de Columbine. Es hasta hoy, la peor matanza perpetrada en el interior de un edificio escolar en EEUU.

Cartel en la secundaria Columbine que dice: "Un tiempo para recordar, Un tiempo para tener fé"
Cartel en la secundaria Columbine que dice: "Un tiempo para recordar, Un tiempo para tener fé"

EL DEBATE

El terrible suceso de Columbine provocó un debate sobre las leyes de control de armas, las subculturas y el bullying.

Los estadounidenses poseen el 48% de los 650 millones de armas en poder de los civiles en el mundo. Y son la población que más armas tiene por cada 100 habitantes.

A través de los años se pusieron en marcha algunas medidas de seguridad en las escuelas: simulacros de cierre y la instalación de detectores de metales.

En febrero de 2017, el entonces presidente americano Donald Trump, desechó una ley promovida por su antecesor, Barack Obama, en el cual se prohibía la venta de armas de fuego a personas con enfermedades mentales graves.

Por otro lado, el gobierno de Donald Trump prohibió el uso de bump stocks, unos dispositivos que hacen que las armas semiautomáticas puedan disparar ráfagas mucho más rápidas, como si fueran ametralladoras, y se han hecho algunos ajustes a las bases de datos de verificación de antecedentes para las compras en tiendas de armas.

Pero muchos se pregunta, ¿Por qué es tan difícil prohibir las armas en EEUU?

Hay varias respuestas a esta importante cuestión.

Por un lado, la Asociación Nacional del Rifle (NRA), uno de los grupos de interés más influyentes en la política de EE.UU., no solo por el dinero que gasta en presionar a los políticos, sino también por el nivel de compromiso de sus cinco millones de miembros, se oponen a la mayoría de las propuestas para fortalecer las regulaciones sobre armas de fuego y están detrás de los esfuerzos a nivel federal y estatal para revertir muchas restricciones existentes sobre la posesión de armas.

Por otro lado la posesión de armas es un derecho constitucional. La Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos de América protege el derecho del pueblo estadounidense a poseer y portar armas. Por este motivo es sumamente fácil acceder a un arma. Se venden en supermercados, tiendas especializadas y hasta en bancos.

Muchos americanos no quieren perder este derecho, por lo cual se oponen rotundamente a cualquier tipo de prohibición para su compra.

LAS REPERCUSIONES CINEMATOGRÁFICAS

La masacre inspiró decenas de documentales y películas, como Elefante del director Gus van Sant, que se llevó la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 2003.

Hubo otros artistas que quedaron conmovidos por el tiroteo, que abrió profundas heridas en la sociedad estadounidense, como el cineasta Michael Moore. En su documental,”Bowling for Columbine”, que en 2002 ganó el Oscar de la Academia de arte y ciencias cinematográficas de Hollywood, Moore expresa sus argumentos en favor del control de armas en Estados Unidos. Pero también manifiesta una profunda crítica sobre la sociedad de ese país. “¿Por qué somos así (los estadounidenses)?”, se pregunta.

Además explora el hecho de que varios medios de comunicación en ese entonces culparon al cantante Marilyn Manson por la matanza.

Otros también quisieron investigar la tragedia de Littleton, como el periodista David Cullen quien escribió el libro “Columbine: la verdadera historia del crimen”, donde analiza la personalidad de los agresores. “Eric mató por dos razones: para demostrar su superioridad y para gozar con eso”, dice Cullen, según un artículo publicado hace diez años por el diario estadounidense The Christian Science Monitor.

En septiembre de 2007 se dedicó un monumento en honor a las víctimas en un prado junto a la escuela secundaria. La biblioteca se retiró y se convirtió en un atrio.
En septiembre de 2007 se dedicó un monumento en honor a las víctimas en un prado junto a la escuela secundaria. La biblioteca se retiró y se convirtió en un atrio.

Algunos de los tiroteos escolares desde Columbine incluyen: Red Lake Senior High School (21 de marzo de 2005 - 7 muertos); West Nickle Mines (2 de octubre de 2006 - 5 muertos); Virginia Tech (16 de abril de 2007 - 32 muertos); Universidad del Norte de Illinois (14 de febrero de 2008 - 5 muertos); Universidad de Oikos (2 de abril de 2012 - 7 muertos); Escuela Primaria Sandy Hook (14 de diciembre de 2012 - 26 muertos); Escuela secundaria Marysville Pilchuck (24 de octubre de 2014 - 4 muertos); Umpqua Community College (1 de octubre de 2105 - 9 muertos); Escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas (14 de febrero de 2018 - 17 muertos) y Sante Fe High School (18 de mayo de 2018 - 10 muertos).

SEGUIR LEYENDO: