El laboratorio CanSino pidió autorización a China para comercializar su vacuna contra el COVID-19

Tras concluir la tercera fase de los ensayos clínicos, el inoculante presentó una eficacia del 65,28% para prevenir todos los síntomas 28 días después de la inoculación y del 95,47% para evitar casos graves después de dos semanas

Un voluntario recibía una dosis experimental de la vacunas contra la covid-19 de la farmacéutica chino-canadiense CanSino Biologics, el pasado mes de noviembre en México. EFE/ Daniel Ricardez/Archivo
Un voluntario recibía una dosis experimental de la vacunas contra la covid-19 de la farmacéutica chino-canadiense CanSino Biologics, el pasado mes de noviembre en México. EFE/ Daniel Ricardez/Archivo

El laboratorio chino CanSino Biologics anunció este miércoles que la Administración Nacional de Productos Médicos de China (NMPA) está tramitando la solicitud enviada por la compañía para comercializar su vacuna contra la enfermedad de COVID-19 en el país asiático.

En un comunicado remitido a la Bolsa de Hong Kong, CanSino agregó que, tras concluir la tercera fase de los ensayos clínicos, su vacuna presenta una eficacia del 65,28% para prevenir todos los síntomas producidos por el coronavirus 28 días después de la inoculación y del 95,47% para evitar casos graves después de 14 días.

Según la empresa, el inoculante cumple con todos los estándares técnicos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por los reguladores chinos, y ya ha sido aprobada para su uso en México, país que ya ha recibido más de dos millones de dosis.

Los ensayos clínicos se realizaron en México, Pakistán, Rusia, Chile y Argentina con la vacunación de más de 40.000 voluntarios, según la farmacéutica.

Vacuna COVID-19 desarrollada por la empresa biofarmacéutica china CanSino Biologics Inc y un equipo dirigido por un experto en enfermedades infecciosas del ejército chino, fotografiadas en Wuhan, provincia de Hubei, China, 24 de marzo de 2020. REUTERS/China Daily
Vacuna COVID-19 desarrollada por la empresa biofarmacéutica china CanSino Biologics Inc y un equipo dirigido por un experto en enfermedades infecciosas del ejército chino, fotografiadas en Wuhan, provincia de Hubei, China, 24 de marzo de 2020. REUTERS/China Daily

El ensayo ha sido desarrollado en conjunto con el Instituto de Biotecnología de Beijing y con la Academia de Ciencias Médicas Militares, institución afiliada al Ejército chino.

El pasado 31 de diciembre, las autoridades chinas autorizaron, por primera vez, el uso comercial de una vacuna contra la enfermedad de COVID-19: la de virus inactivado desarrollada por la farmacéutica Sinopharm y su subsidiaria, el Instituto de Productos Biológicos de Beijing

Asimismo, a principios de febrero de este año otro ensayo, desarrollado por la empresa local Sinovac, recibió también la “aprobación comercial condicional” por parte de la NMPA, fórmula ya empleada con la de Sinopharm que compromete a las compañías a seguir llevando a cabo pruebas clínicas.

Sinovac informó entonces de que su vacuna se ha suministrado ya “a decenas de miles de personas en China como parte de un programa de uso de emergencia lanzado en julio y que tenía como objetivo grupos específicos con altos riesgos de infección”.

Sólo Sinopharm ha distribuido ya 43 millones de dosis de su vacuna, de las cuales 34 millones se han administrado en el país asiático, cuya campaña de vacunación se reduce, por el momento, a inocular a grupos considerados con alto riesgo de contagiarse de coronavirus, de acuerdo con la cadena estatal CCTV.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: