Masacre en la ciudad más sagrada de Etiopía, donde se cree que está el Arca de la Alianza: creen que podría haber hasta 800 muertos

Desde noviembre pasado la región de Tigray está en conflicto, pero ha pasado desapercibido debido al bloqueo del Gobierno a la prensa internacional. Testigos afirman que el Ejército asesinó a cientos de civiles

Una anciana que huyó a la ciudad de Axum en la región de Tigray en Etiopía para buscar seguridad está sentada con la cabeza vendada después de ser herida durante un ataque a la ciudad el 30 de noviembre de 2020. Luego murió a causa de las heridas (Foto: AP)
Una anciana que huyó a la ciudad de Axum en la región de Tigray en Etiopía para buscar seguridad está sentada con la cabeza vendada después de ser herida durante un ataque a la ciudad el 30 de noviembre de 2020. Luego murió a causa de las heridas (Foto: AP)

Cuerpos con heridas de bala yacían en las calles durante días en la ciudad más sagrada de Etiopía. Por la noche, los residentes escuchaban con horror cómo las hienas se alimentaban de los cadáveres de personas que conocían. Pero los soldados invasores eritreos les prohibieron enterrar a sus muertos.

Esos recuerdos persiguen a un diácono de la iglesia ortodoxa etíope más sagrada del país en Axum, donde los fieles locales creen que se encuentra la antigua Arca de la Alianza (el cofre de madera cubierto de oro que, según la tradición judía, contiene las tablas de los diez mandamientos). Mientras la región de Tigray en Etiopía reanuda lentamente el servicio telefónico después de tres meses de conflicto, el diácono y otros testigos le brindaron a The Associated Press un relato detallado de lo que podría ser su masacre más mortal.

Durante semanas circularon rumores de que algo espantoso había ocurrido en la iglesia de Santa María de Sion a fines de noviembre, con estimaciones de varios cientos de personas muertas. Pero con Tigray aislado del mundo y los periodistas bloqueados para entrar, poco se pudo verificar mientras los combatientes etíopes y aliados persiguieron a los líderes fugitivos de la región de Tigray.

El diácono, que habló bajo condición de anonimato porque aún permanece en Axum, dijo que ayudó a contar los cuerpos, o lo que quedó, después de que las hienas se alimentaran. Reunió las tarjetas de identidad de las víctimas y ayudó con los entierros en fosas comunes.

Él cree que unas 800 personas murieron ese fin de semana en la iglesia y alrededor de la ciudad, y que miles en Axum han muerto en total. El asesinato continúa: el día que habló con la AP, la semana pasada, dijo que había enterrado a tres personas.

Eritrea acusa al TPLF de planear un golpe de Estado y la invasión del país antes de la ofensiva de noviembre
Eritrea acusa al TPLF de planear un golpe de Estado y la invasión del país antes de la ofensiva de noviembre

“Si vamos a las zonas rurales, la situación es mucho peor”, dijo el diácono.

Las atrocidades del conflicto de Tigray se han producido en las sombras. El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, quien ganó el Premio Nobel de la Paz en 2019 por hacer las paces con la vecina Eritrea, anunció la lucha mientras el mundo se concentraba en las elecciones estadounidenses. Acusó a las fuerzas regionales de Tigray, cuyos líderes dominaron Etiopía durante casi tres décadas antes de que asumiera el cargo, de atacar al ejército etíope. Los líderes de Tigray lo llamaron autodefensa después de meses de tensiones.

Mientras el mundo clama por el acceso a Tigray para investigar sospechas de atrocidades en todos los lados y entregar ayuda a millones de personas hambrientas, el primer ministro ha rechazado la “interferencia” externa. Se declaró la victoria a finales de noviembre y dijo que civiles no habían muerto. Su Gobierno niega la presencia de miles de soldados de Eritrea, durante mucho tiempo enemigo de los líderes de Tigray.

Sin embargo, la narrativa de Etiopía se ha derrumbado a medida que emergen testigos como el diácono. El Ministerio de Relaciones Exteriores reconoció el jueves que “la violación, el saqueo, los asesinatos masivos crueles e intencionales” podrían ocurrir en un conflicto donde “muchos están armados ilegalmente”. Su declaración culpó a las fuerzas de Tigray por dejar a la región “vulnerable” y dijo que cualquier delito grave será investigado. No mencionó a los soldados eritreos.

Axum, con sus antiguas ruinas e iglesias, tiene un gran significado para los fieles ortodoxos etíopes, que creen que el Arca de la Alianza, construida para contener las tablas inscritas con los diez mandamientos, se encuentra allí.

“Si ataca a Axum, ataca primero que todo la identidad de los ortodoxos tigrayanos, pero también de todos los cristianos ortodoxos etíopes”, dijo Wolbert Smidt, un etnohistoriador que se especializa en la región. “Axum en sí es considerada una iglesia en la tradición local, ‘Axum Zion’”.

La iglesia de Axum es el templo ortodoxo más sagrado de Etiopía, pues los fieles locales creen que ahí se encuentra la antigua Arca de la Alianza (Foto: AP)
La iglesia de Axum es el templo ortodoxo más sagrado de Etiopía, pues los fieles locales creen que ahí se encuentra la antigua Arca de la Alianza (Foto: AP)

En un año normal, miles de personas se habrían reunido en la iglesia de Sion a fines de noviembre para celebrar el día en que los etíopes creen que el Arca de la Alianza fue traída allí después de que desapareció de Jerusalén en la antigüedad.

En cambio, la iglesia se había convertido en un refugio para las personas que huyeron de los combates en otros lugares de Tigray. Se refugiaron allí mientras se llevaban a cabo los servicios de adoración dos días antes del aniversario.

Los soldados eritreos y etíopes habían llegado a Axum más de una semana antes, con fuertes bombardeos. Pero el 28 de noviembre, los soldados eritreos regresaron con fuerza para perseguir a los miembros de la milicia local que se habían movilizado contra ellos en Axum y las comunidades cercanas.

El diácono recordó a los soldados irrumpiendo en la iglesia, arrinconando y arrastrando a los fieles y disparando a los que huían.

“Me escapé por casualidad con un sacerdote”, dijo. “Cuando pisamos la calle, oímos disparos por todas partes”. Siguieron corriendo, tropezando con los muertos y heridos junto con otros que intentaban encontrar lugares para esconderse.

La mayoría de los cientos de víctimas murieron ese día, dijo, pero los disparos y saqueos continuaron al día siguiente.

Comenzaron a matar a personas que se mudaban de la iglesia a la casa o de una casa a otra, simplemente porque estaban en la calle”, dijo a la AP otro testigo, el profesor universitario visitante Getu Mak. “Fue un acto horrible de ver”. Observó la pelea desde su habitación de hotel, luego se aventuró a salir mientras se calmaba el caos.

En cada esquina, casi, había un cuerpo”, dijo. “La gente lloraba en todos los hogares”.

Al menos 2,3 millones de personas necesitan asistencia humanitaria en Tigray (EFE/ EPA/ ALA KHEIR/ archivo)
Al menos 2,3 millones de personas necesitan asistencia humanitaria en Tigray (EFE/ EPA/ ALA KHEIR/ archivo)

Otro testigo, que habló bajo condición de anonimato por temor a represalias, dijo que los soldados mataron a un hombre en su casa cerca de la iglesia de Sion. “¿Cómo puedo decírtelo? Tantos muertos”, dijo el hombre, que desde entonces ha escapado a la capital de Tigray, Mekele.

Después de los asesinatos en Axum, llegó un período incómodo con soldados deambulando por las calles y familias en busca de sus seres queridos. Por la noche, las hienas descendían de las colinas cercanas.

La ciudad comenzó a oler a muerte, ya que algunos cuerpos permanecieron intactos durante días.

“Vi un carro de caballos que transportaba alrededor de 20 cuerpos a la iglesia, pero los soldados eritreos los detuvieron y le dijeron a la gente que los arrojara a la calle”, dijo Getu, el profesor universitario.

Testigos en otras partes de Tigray informaron que no pudieron enterrar los cuerpos, lo que lo calificó como un insulto adicional. Cuentan que los soldados les dicen: “Nadie lloró a nuestros combatientes, entonces, ¿por qué deberíamos dejarlos llorar?”

Finalmente, cuando los soldados abandonaron la ciudad para perseguir a otros combatientes, los vecinos se movilizaron para enterrar los cuerpos, dijo el diácono.

“No pudimos hacer un entierro formal”, dijo. “Los enterramos en masa”, en tumbas cerca de la iglesia de Sion.

Algunos de los muertos se encontraban entre los cientos de miles de personas en Tigray desplazadas por el conflicto y que los residentes de Axum no conocían. Sus cédulas de identidad fueron recolectadas en iglesias, donde esperan el descubrimiento de sus seres queridos.

El diácono dijo que los residentes creen que los soldados eritreos se estaban vengando por la guerra fronteriza de dos décadas entre Etiopía y Eritrea que se desarrolló cerca, y terminó después de que Abiy se convirtió en primer ministro. Algunos de los soldados dijeron a los residentes que habían recibido instrucciones de matar a personas de tan solo 12 años.

La ciudad de Axium es la más sagrada de Etiopía, pues los fieles ortodoxos creen que allí está el Arca de la Alianza
La ciudad de Axium es la más sagrada de Etiopía, pues los fieles ortodoxos creen que allí está el Arca de la Alianza

Otro testigo, un hombre de 39 años que solo dio su primer nombre, Mhretab, y escapó hace semanas a Estados Unidos, afirmó que la policía federal etíope no hizo nada para frenar a los soldados eritreos.

“Les dije: ‘Escuchen, ustedes son etíopes, están destruyendo ciudades etíopes. ¿Cómo es esto posible?‴, recordó Mhretab.

“Dijeron: ‘¿Qué podemos hacer? Esto no debería haber sucedido desde el principio. Esto es de arriba‘”, indicando que había sido decidido por altos funcionarios, dijo.

Contó que transportó los cuerpos a una fosa común junto a la iglesia de Sion y estimó que vio de 300 a 400 allí.

El diácono cree que los soldados eritreos, en su búsqueda de combatientes de Tigray, han matado a miles de personas más en aldeas fuera de Axum. “Cuando pelean y pierden, se vengan de los agricultores y matan a todos los que encuentran”, dijo. “Esto es lo que hemos visto en los últimos tres meses”.

Getu se hizo eco de esa creencia, citando a su tío, que sobrevivió a tal confrontación rural.

El diácono no ha ido a las aldeas fuera de Axum. Su trabajo permanece con su iglesia, donde los servicios continúan incluso cuando dice que el conflicto de Tigray es tan feroz como siempre.

“También estamos protegiendo la iglesia”, dijo. “Incluso ahora, te estoy hablando desde allí. No estamos armados. Lo que hacemos es principalmente mirar. Y, por supuesto, rezar para que Dios nos proteja”.

(Con información de AP)

SEGUIR LEYENDO