En medio del escándalo, el rey de España renunció a la herencia de su padre Juan Carlos y le retiró su asignación

La decisión llegó tras informaciones publicadas este fin de semana en las que se asegura que Felipe VI es beneficiario de una sociedad “offshore” creada por el Rey emérito vinculada a una donación de 65 millones de euros de Arabia Saudita

Fotografía de archivo, tomada el 14/05/2019, del rey Felipe VI (d) junto a su padre, el rey emérito Juan Carlos I, durante la reunión del patronato de la Fundación Cotec. (EFE/Archivo/Paco Campos)
Fotografía de archivo, tomada el 14/05/2019, del rey Felipe VI (d) junto a su padre, el rey emérito Juan Carlos I, durante la reunión del patronato de la Fundación Cotec. (EFE/Archivo/Paco Campos)

El rey Felipe VI de España renunció a recibir la herencia que le pudiera dejar su padre Juan Carlos, y le retiró su asignación, informó este domingo la Casa Real, en medio de sospechas de corrupción del rey emérito.

El comunicado se difundió tras diversas informaciones publicadas este fin de semana en las que se asegura que Felipe VI es beneficiario de una sociedad “offshore” creada por el rey Juan Carlos I vinculada a una donación de 65 millones de euros de Arabia Saudita.

En el comunicado, Casa Real indicó que Felipe VI, quien recibió la corona luego de que su padre abdicara en 2014 tras una serie de escándalos, tuvo conocimiento en marzo de 2019 por parte de un bufete de abogados “de su supuesta designación como beneficiario” de esa fundación.

Pero como no tenía “conocimiento, participación o responsabilidad alguna en los presuntos hechos que mencionaba”, pidió a su padre que “dejara sin efecto tal designación”, y le manifestó que no “aceptaría participación o beneficio alguno en esa entidad”.

Felipe VI aseguró además desconocer “por completo totalmente y a día de hoy su supuesta designación como beneficiario” de otra fundación que según la prensa habría financiado millones de euros en vuelos en jets privados para Juan Carlos.

El comunicado informa además de que Juan Carlos I deja de percibir la asignación que tiene fijada en los presupuestos de la Casa de Su Majestad el Rey, correspondiente a 194.232 euros al año.

El martes, el parlamento español decidió no iniciar una investigación sobre presunto lavado de dinero por parte del ex rey Juan Carlos.

El partido de extrema izquierda de España Podemos lo solicitó después de informes a principios de este mes según los cuales que en 2008 Juan Carlos recibió 100 millones de dólares del rey saudita Abdallah a través de la cuenta suiza de una entidad que cotiza en Panamá.

El periódico británico The Daily Telegraph indicó de su lado este sábado que Felipe VI era también beneficiario de esa fundación.

El diario suizo Tribune de Geneve agregó que en 2012, 65 millones de dólares de esa suma fueron entregados por el rey a su ex amante, Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

Corinna Larsen, la empresaria alemana que viajó con Juan Carlos a Botswana en 2010 y luego recibió de él 65 millones de euros.
(Nick Harvey/Shutterstock)
Corinna Larsen, la empresaria alemana que viajó con Juan Carlos a Botswana en 2010 y luego recibió de él 65 millones de euros. (Nick Harvey/Shutterstock)

Según la justicia suiza, Juan Carlos habría tenido presuntamente una cuenta en el banco suizo Mirabaud con sede en el paraíso fiscal de las Bahamas a nombre de una supuesta fundación, que en realidad sería una estructura ‘offshore’ para encubrirle. A esa cuenta habría llegado en 2008 una transferencia de 100 millones de dólares realizada por el rey de Arabia Saudita.

En la prensa española se ha especulado con dos hipótesis: una, que ese millonario regalo fuera para agradecer “el blanqueamiento” por parte del jefe de estado español de un régimen dictatorial como el de Arabia Saudita (con quien siempre tuvo una estrecha relación), y dos, que en realidad ese dinero fuera la mordida por facilitar el megaproyecto del tren de alta velocidad AVE a la Meca. Esta última línea es la que está siguiendo el fiscal suizo encargado del caso Yves Bertossa, según los medios de su país.

Tras un incidente, en el que se rompió la cadera, durante una cacería de elefantes en Botswana, a donde fue junto a Corinna Larsen, la banca suiza habría urgido a Juan Carlos a retirar los fondos millonarios de esa cuenta, temerosa de que el caso perjudicara su prestigio. Fue entonces, en 2012, cuando Juan Carlos transfirió 65 millones de euros a Corinna Larsen y, según la información de los fiscales suizos, un millón de euros más a otra antigua amante que residía en Ginebra.

En su declaración ante la fiscalía suiza hace unos meses, en un interrogatorio el pasado 19 de diciembre de 2019, Corinna Larsen explicó que esos 65 millones fueron “un regalo no solicitado del rey emérito”, una “forma de donación” para ella y su hijo.

Juan Carlos, de 82 años, perdió su inmunidad procesal después de entregarle el poder a su hijo, Felipe, en junio de 2014 después de un reinado de 39 años. Renunció a la vida pública el año pasado.

Llegó al trono después de la muerte del dictador militar Francisco Franco en 1975 y, antes de los últimos escándalos, era respetado por haber favorecido la transición a la democracia en España.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Una amante, una cuenta offshore y un giro millonario desde Arabia: ¿el último escándalo de Juan Carlos puede acabar con la monarquía en España?

MAS NOTICIAS