El emir de Qatar se reunió con Hassan Rohani con el objetivo de desescalar la tensión en Medio Oriente

Hay rumores de que el Jeque Tamim bin Hamad Al-Thani estaría dispuesto a ofrecerle al presidente iraní 3.000 millones de dólares en compensación por los 176 pasajeros que perdieron la vida tras la admisión de Irán de que derribó el avión con destino a Ucrania tras confundirlo con un “objetivo hostil”

El presidente iraní Hassan Ruhani habla durante una conferencia de prensa con el Emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad bin Khalifa Al-Thani, en Teherán, Irán, el 12 de enero de 2020. (REUTERS)
El presidente iraní Hassan Ruhani habla durante una conferencia de prensa con el Emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad bin Khalifa Al-Thani, en Teherán, Irán, el 12 de enero de 2020. (REUTERS)

El Emir de Qatar, el Jeque Tamim bin Hamad Al-Thani, llegó Teherán el domingo en medio de las tensiones regionales tras el asesinato del comandante iraní por parte de Estados Unidos y el derribo accidental de un avión de pasajeros ucraniano por parte de Irán.

Según varias fuentes, el motivo de la visita es que el Emir estaría dispuesto a ofrecerle al presidente Hassan Rohani 3.000 millones de dólares en compensación por los 176 pasajeros que perdieron la vida tras la admisión de Irán de que derribó el avión con destino a Ucrania tras confundirlo con un “objetivo hostil”.

Sin embargo, según las declaraciones oficiales, el emir de Qatar, viajó a Teherán con el objetivo de rebajar la tensión en la región y a recurrir al diálogo para superar la actual crisis entre Irán y Estados Unidos. “Esta visita llega en un tiempo crítico y hemos acordado con el presidente (iraní, Hasan Rohaní) que la única solución a la crisis es la distensión de la escalada por todas las partes”, dijo Al Zani en una comparecencia de prensa televisada.

Tras reunirse con Rohani en la capital iraní, el emir qatarí abogó por “el diálogo como la única solución de esta crisis”. Por su parte, el presidente iraní afirmó que en el encuentro trataron la importancia de la seguridad en la región, particularmente de las rutas marítimas del golfo Pérsico y el mar de Omán. “Hemos decidido tener más consultas y cooperación para mantener la seguridad en la región”, declaró Rohani en la misma comparecencia.

En los últimos meses se han registrado varios incidentes de seguridad en el golfo Pérsico, entre ellos ataques a petroleros y contra instalaciones de la petrolera saudí Aramco, de los que Estados Unido ha responsabilizado a Irán, que ha negado cualquier implicación. Además, con EE.UU. la tensión es muy elevada desde que abatió en un bombardeo selectivo en Bagdad al poderoso general iraní Qassem Soleimani y la Guardia Revolucionaria de Irán atacó, en represalia, con misiles el pasado miércoles una base militar en Irak con presencia de tropas estadounidenses.

Esta crisis ha llevado a temer el inicio de un conflicto más amplio, por lo que varios países de la región como Qatar y Pakistán, con buenas relaciones tanto con Irán como con EE.UU., han decidido mediar. Al margen de la crisis regional, ambos mandatarios coincidieron en la necesidad de reforzar las relaciones económicas y comerciales mediante la formación de una comisión conjunta. Rohani señaló que da “importancia” a la visita a Teherán del emir qatarí, quien por su parte invitó al presidente iraní a viajar a Doha.

A pesar de estar cerca de Estados Unidos, e incluso de albergar la base más grande de Washington en Oriente Medio, Qatar también disfruta de fuertes lazos con Irán, con quien comparte el mayor yacimiento de gas del mundo. De hecho, las relaciones entre Qatar e Irán se estrecharon considerablemente después de que cuatro países árabes, con Arabia Saudí a la cabeza, impusieran en junio de 2017 un bloqueo a Doha por su supuesto apoyo al terrorismo y su cercanía con Teherán. A esto se refirió el emir agradeciendo el respaldo “muy útil” de Teherán en esa crisis, durante la que ambos países han aumentado sus lazos comerciales e Irán ha permitido a Qatar el uso de su espacio aéreo.

La visita del emir tiene lugar después de que hace poco más de una semana el ministro de Asuntos Exteriores catarí, Mohamed bin Abderrahman al Zani, viajara a Teherán para reunirse con su homólogo iraní, Mohamad Yavad Zarif. La reunión del 4 de enero entre los jefes de la diplomacia de Irán y Catar se produjo tan sólo un día después del asesinato de Soleimaní y, en ella, el ministro catarí ya instó a encontrar “una solución pacífica para reducir las tensiones”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

TE PUEDE INTERESAR