Un nuevo diseño de inodoro busca reducir los largos “descansos” en los baños públicos y laborales

En Gran Bretaña, estiman que las empresas pierden hasta USD 5,2 mil millones al año por el tiempo en exceso que se toman sus empleados en el toilet

Los británicos pasan unos 28 minutos en el baño de sus trabajos (Shutterstock)
Los británicos pasan unos 28 minutos en el baño de sus trabajos (Shutterstock)

Sentarse un rato en el inodoro no sólo sirve para evacuar los intestinos. Suele ser un espacio para leer algo, revisar los mensajes del teléfono, llorar, reírse o tomarse un respiro en un día agitado. Pero muchas empresas se preocupan por el excesivo tiempo que sus empleados pasan en el baño. También las tiendas que necesitan que haya una rápida rotación en sus baños públicos.

En Gran Bretaña, dicen haber encontrado la solución. Un nuevo diseño de inodoro hará que la gente quiera dejarlo después de estar sentado allí sólo 5 minutos, aseguran sus diseñadores.

El cambio con respecto al diseño original es sencillo, casi imperceptible. Se trata de una leve inclinación del asiento hacia abajo de sólo 13°, que obliga a una flexión algo mayor de las rodillas para sentarse, según explicó su desarrollador, Mahabir Gill.

El nuevo inodoro de Standard Toilet, con su inclinación de 13°
El nuevo inodoro de Standard Toilet, con su inclinación de 13°

El diseño fue aprobado y recibió el apoyo de la British Toilet Associacion (BTA), una organización que hace campañas por mejores comodidades y diseños en los baños públicos.

La compañía, con sede en Stafforshide, ya comenzó a recibir pedido de estaciones de gasolina y oficinas municipales por sus inodoros que cuestan entre USD 200 y USD 600 según el modelo.

“Se estima que, sólo en Gran Bretaña, los descansos extendidos de los empleados en los inodoros le cuesta a la industria y el comercio USD 5,2 mil millones al año”, aseguró Gill.

infobae-image

Si bien el inodoro obliga a una posición algo más incómoda de las piernas, esa posición es la que los médicos sugieren como más saludable para evacuar el intestino con menos esfuerzo en el esfínter y, por lo tanto, con menor riesgo de producir hemorroides.

“Los estudios médicos han demostrado que que los inodoros tradicionales ayudan al surgimiento de hemorroides y el debilitamiento de los músculos pélvicos. En cambio este diseño que obliga a una mayor participación de los músculos superiores e inferiores de la piernas reduce los problemas en la musculatura de la zona pélvica", explicó su diseñador.

“Una inclinación mayor traería inconvenientes, pero los 13° no son demasiado molestos aunque después se un rato te vas a querer levantar”, abundó.

infobae-image

Una encuesta realizada en julio de este año por Protecting.co.uk en ocho ciudades del Reino Unido reveló que las personas pasan en promedio 28 minutos en sus pausas laborales en el baño, por lo que las empresas pueden estar perdiendo hasta 2 horas y media de trabajo por semana de cada uno de ellos.

La idea, por supuesto, también generó críticas. “Ver el tiempo que la gente pasa en el baño como una amenaza es una manera equivocada de acercarse al asunto”, le dijo a Wired Charlotte Jones, coautora del libro “Around the toilet”. “Creo que si el baño se convierte en un refugio durante el trabajo eso habla más de los inadecuados espacios de trabajo, la sobrecarga laboral y una conducción ineficiente, más que de los trabajadores”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Robaron un inodoro de oro valuado en un millón de dólares durante una exposición en la casa donde nació Winston Churchill