REUTERS/Jorge Silva
REUTERS/Jorge Silva

Autoridades policiales neozelandesas recuperaron seis cuerpos de la isla de White, por lo que la cantidad de personas muertas como consecuencia de la erupción del volcán Whakaari aumentó de ocho a 14.

Un grupo de especialistas volvió el viernes a la isla a pesar del riesgo de que el volcán volviera a hacer erupción, mayormente debido a que las familias presionaron a las autoridades durante los últimos días para que llevaran a cabo el operativo de rescate. Es que una nueva erupción hubiera hecho prácticamente imposible que fueran recuperados.

No obstante, hay dos otros cuerpos -que también se presumen muertos- que no fueron hallados. Si se los toma en cuenta, el número de muertos aumenta a 16.

En tanto, los 22 supervivientes hospitalizados en servicios para quemaduras graves permanecen en estado crítico, según informó el ministerio de Salud. Varios otros fueron trasladados a Australia para continuar allí su tratamiento.

El ministro de la policía, Stuart Nash, declaró que las heridas que sufren los turistas y guías son tan graves que en algunos casos no se podía identificar a las víctimas. “Hay un número de personas hospitalizadas que no pueden hablar, sufren de quemaduras importantes en la piel pero también en órganos internos”, explicó el miércoles Nash en Radio New Zealand.

Nueva Zelanda debió importar piel -usada para tratar quemaduras, evitar que se expandan infecciones y mitigar el dolor- debido a la alta cantidad de personas que requieren tratamiento. Pidió 120 metros cuadrados de piel a Estados Unidos, que tiene mayores reservas de tejido.

Más sobre este tema: