El presidente del gobierno saliente Pedro Sánchez reivindicó este domingo la victoria del Partido Socialista en las elecciones legislativas españolas, frente a cientos de simpatizantes en Madrid. Al no haber logrado la mayoría absoluta, el mandatario se mostró dispuesto a negociar con todas las fuerzas políticas del país.

"El Partido Socialista ha ganado las elecciones generales, y con ello ha ganado el futuro y ha perdido el pasado", proclamó desde el balcón de la sede del PSOE, en Madrid. Según datos casi definitivos, su partido obtuvo 123 de los 350 escaños de la cámara baja, lejos de la mayoría absoluta, y deberá pactar con otras fuerzas para continuar dirigiendo el país.

Pedro Sánchez celebró la victoria en las elecciones ante sus seguidores, en Madrid (AP Photo/Bernat Armangue)
Pedro Sánchez celebró la victoria en las elecciones ante sus seguidores, en Madrid (AP Photo/Bernat Armangue)

"Con Rivera no", le corearon sus seguidores, dejando un claro mensaje de que no quieren que el PSOE pacte con el líder de Ciudadanos para formar gobierno. "Nosotros no vamos a poner cordones sanitarios, la única condición es respetar la Constitución, avanzar hacia la justicia social, la convivencia y limpieza política", respondió Sánchez.

Con Ciudadanos, el PSOE rápidamente formaría gobierno, ya que pasaría los 176 escaños necesarios; llegaría a 180, con los 57 obtenidos por el bloque de centroderecha.

Sin embargo, esa opción se ve difícil tras la dura campaña desplegada por Rivera contra Sánchez. El Partido Popular (PP) y Ciudadanos ha sido la clara oposición a los socialistas durante su gobierno.

Pedro Sánchez deberá buscar alianzas para formar gobierno (AP Photo/Bernat Armangue)
Pedro Sánchez deberá buscar alianzas para formar gobierno (AP Photo/Bernat Armangue)

"Creo que ha quedado bastante claro", respondió el presidente español a los militantes socialistas que invadieron la calle Ferraz, flanqueado por por su equipo de confianza, en el que se encontraba su vicepresidenta Carmen Calvo, quien lucía una camiseta llamativa con el lema "Yes, I am a feminist", en una clara alusión a la defensa de la lucha feminista en España.

Ante su respuesta, sus seguidores gritaron de nuevo al unísono: "no pasarán", en este caso en alusión a los tres partidos en los que se ha partido la derecha en España: el Partido Popular, Ciudadanos y el ultra Vox.

"Los españoles quieren claramente que el Partido Socialista Obrero Español gobierne y lidere el país durante los próximos cuatro años", anunció Sánchez.

Los seguidores de Sánchez pidieron no negociar con Albert Rivera, de Ciudadanos (EFE/Chema Moya)
Los seguidores de Sánchez pidieron no negociar con Albert Rivera, de Ciudadanos (EFE/Chema Moya)

Pese a esto, el presidente español  tendió su mano "a todos los grupos para gobernar dentro de la Constitución".

Quien sí se mostró dispuesto a negociar con Sánchez es Pablo Iglesias, líder de Podemos. "Nos hubiera gustado un resultado mejor", reconoció, pero aclaró que trabajará "para que en España haya un gobierno de coalición de izquierdas".

Durante la campaña, Podemos le pidió a Sánchez gobernar juntos.

No obstante, con los 42 escaños que alcanzó el bloque de izquierda, no le alcanza a Sánchez para lograr mayoría absoluta. La posibilidad de un gobierno de izquierdas dependería de un entendimiento con los partidos independentistas catalanes, posible pero laborioso.

Pablo Iglesias llamó a formar un gobierno de izquierdas (REUTERS/Juan Medina)
Pablo Iglesias llamó a formar un gobierno de izquierdas (REUTERS/Juan Medina)

Rivera, por su parte, se manifestó este domingo en la sede de campaña de Ciudadanos y auguró que "Sánchez e Iglesias van a formar Gobierno con los nacionalistas".

Señaló, además, que su partido "se erige como la esperanza y la ilusión del futuro de España" y que "los líderes de la oposición van a ser los diputados de Ciudadanos", descartando prácticamente así cualquier posibilidad de negociación.

"Os prometo que más pronto que tarde (…) vamos a gobernar España", concluyó antes de despedirse de sus militantes.

Pablo Casado reconoció que el PP hizo una elección muy mala (EFE/Javier Lizón)
Pablo Casado reconoció que el PP hizo una elección muy mala (EFE/Javier Lizón)

"Muy mala" elección del PP

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, reconoció que el resultado de su formación ha sido "muy malo" en las elecciones de este domingo, y lo atribuyó a la fragmentación del voto conservador, por la aparición del ultraderechista Vox y el liberal Ciudadanos.

En una comparecencia sin preguntas tras difundirse los resultados electorales, Casado instó a Vox y Ciudadanos a "unirse" de cara a las elecciones locales, regionales y europeas de finales de mayo.

Respecto a la situación en la que queda el PP, se mostró convencido de que el partido sabrá estar "a las duras y las maduras" y anunció que empezará a trabajar mañana mismo "con ilusión y responsabilidad" para recuperar apoyos. "Se ha castigado muchísimo la fragmentación de voto", lamentó, al advertir: "Todos los partidos, también nosotros, tenemos que hacer un análisis de si ha valido la pena ese enfrentamiento con el PP".

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: