El presidente ruso Vladimir Putin defendió el miércoles su viaje "estrictamente privado" a Austria donde asistió a la boda de la jefa de la diplomacia Karin Kneissl (afín al FPÖ, extrema derecha), lo que generó críticas en la prensa y oposición austriacas.

"Fue un viaje estrictamente privado", aseguró Putin, durante una conferencia de prensa en Sochi con su homólogo finlandés Sauli Niinisto, en un momento en el que la presencia del hombre fuerte de Rusia en este enlace provocó una gran polémica en Austria.

Putin, acompañado de un grupo de bailarines folclóricos cosacos, asistió a la boda de Kneissl el sábado en Gamlitz, un pueblo vitícola de los alrededores de Graz, en el sureste de Austria.

La oposición austriaca denunció esta presencia como un acto que compromete la neutralidad política de Austria, al frente de la presidencia rotativa de la Unión Europea (UE).

Un video publicado por el sitio de la cadena de televisión estatal rusa RT se hizo viral en internet. En él se ve a la ministra austriaca ofrecer, visiblemente radiante, una reverencia al jefe de Estado ruso tras haber bailado con él.

"Pese a la fiesta, hemos podido hablar con la ministra de Relaciones Exteriores y con el canciller austriaco" Sebastien Kurz, reconoció Putin.

(Reuters)
(Reuters)

"Austria desempeña un papel muy positivo, no solo en nuestras relaciones bilaterales, sino también en la construcción de un diálogo entre Rusia y la UE",

"Pronto, Finlandia se hará cargo de la presidencia giratoria de la Unión Europea. Esperamos que durante este periodo, también podamos hacer algo positivo por el restablecimiento de las relaciones normales rusoeuropeas", añadió Putin.

Sebastian Kurz formó en diciembre una coalición con el FPÖ, partido que estableció en 2016 un acuerdo de cooperación con el partido Rusia Unida de Putin.

Este último es habitualmente acusado de intentar dividir a los 28, mediante el establecimiento de vínculos con partidos populistas de varios países europeos.

(AP)
(AP)

Críticas internas

En Austria, las críticas no se hicieron esperar. 

"¿Cómo la presidencia austríaca de la UE puede desempeñar, como lo pretende, un rol de intermediario equilibrado (entre los 28 de la UE y Moscú) si la ministra de Exteriores y el canciller se ponen claramente de uno de los lados?" se interrogó el viernes el dirigente socialdemócrata (SPÖ, oposición) Andreas Schieder.

"Se trata de una provocación de dimensión europea" agregó la eurodiputada SPÖ Evelyn Reger, que denuncia "una vergüenza para la imagen de Austria".

El partido Verde  pidió por su parte la "dimisión inmediata" de la ministra y subrayó que "Putin es el adversario más agresivo de la UE en materia de política extranjera".

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: