La etnia Rohingya, de creencia musulmana, sufre el ataque consistente de los budistas ultranacionalistas de Myanmar: según la ONU, hay elementos para considerarlo genocidio.
La etnia Rohingya, de creencia musulmana, sufre el ataque consistente de los budistas ultranacionalistas de Myanmar: según la ONU, hay elementos para considerarlo genocidio.

El grupo de expertos en derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que investiga la posibilidad de un genocidio contra el pueblo Rohingya dijo que Facebook jugó un papel en la difusión del discurso discriminatorio en Myanmar.

"Me temo que Facebook se ha convertido en un monstruo, y no en lo que originalmente quiso ser", dijo la investigadora de la ONU para Myanmar Yanghee Lee.

La agencia Reuters intentó contactar a los voceros de la empresa de Mark Zuckerberg, pero no obtuvo respuesta. Señaló que en el pasado "la compañía dijo que trabajaba en la remoción del discurso discriminatorio y que expulsó a las personas que lo compartían de manera regular".

La empresa de Mark Zuckerberg es sinónimo de red social en Myanmar y, según los expertos de la ONU, jugó un papel determinante en la diseminación del discurso discriminatorio.
La empresa de Mark Zuckerberg es sinónimo de red social en Myanmar y, según los expertos de la ONU, jugó un papel determinante en la diseminación del discurso discriminatorio.

En agosto comenzó un operativo de mano dura contra la etnia de adhesión musulmana, y desde entonces más de 650.000 personas escaparon del estado de Rakhine, en Myanmar, hacia Bangladesh. Allí dieron testimonio de una situación atroz, con violaciones y ejecuciones a manos de las fuerzas de seguridad birmanas, al estilo de limpieza étnica.

Marzuki Darusman, presidente de la Misión Internacional Independiente Verificadora de Datos de la ONU declaró que las redes sociales "jugaron un papel determinante" en Myanmar. "Contribuyeron sustancialmente al nivel de dureza y desacuerdo y conflicto, si se quiere, entre las personas. El discurso discriminatorio es por cierto parte de eso. En lo que respecta a la situación en Myanmar, las redes sociales son Facebook y Facebook es las redes sociales".

Desde que comenzó la crisis, en agosto, unos 650.000 Rohingya hay escapado a Bangladesh; sus testimonios hablan de violaciones y ejecuciones de limpieza étnica. (AFP / Ed Jones)
Desde que comenzó la crisis, en agosto, unos 650.000 Rohingya hay escapado a Bangladesh; sus testimonios hablan de violaciones y ejecuciones de limpieza étnica. (AFP / Ed Jones)

Lee dijo que la mayor de las redes sociales era parte central de la vida pública, civil y privada en la ex Birmania, y que el gobierno la utilizaba para difundir información. "En Myanmar todo se hace mediante Facebook", dijo. "Se utilizaba para comunicar mensajes públicos pero sabemos que los budistas ultranacionalistas tienen sus propias cuentas de Facebook y que realmente incitan mucho a la violencia y al odio contra los Rohingya y otras minorías étnicas".

A fines de febrero la compañía cerró la cuenta de Wirathu, el monje budista ultranacionalista más activista de Myanmar. "Si una persona comparte de manera consistente contenidos que promueven el odio, podemos apelar a una gama de acciones como suspender temporalmente su capacidad de publicar y, por último, eliminar su cuenta". El sábado Wirathu terminó un año de prohibición de prédica y negó que su retórica antimusulmana tuviera algo que ver con la violencia.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: