Abbas Araghchi, viceministro de Relaciones Exteriores de Irán
Abbas Araghchi, viceministro de Relaciones Exteriores de Irán

Mientras la comunidad internacional aguarda una posición definitiva del gobierno de Estados Unidos sobre el acuerdo nuclear de Irán, este jueves el régimen persa deslizó la posibilidad de abandonar el pacto si los principales bancos internacional continúan evitando hacer negocios en el país.

Abbas Araghchi, viceministro de Relaciones Exteriores de Irán, advirtió que el acuerdo "no puede sobrevivir de esta manera", durante una intervención ante el think tank Chatham House de Londres.

"Si continúa la misma política de confusión e incertidumbre sobre el JCPOA (Plan de Acción Integral Conjunto), si las empresas y los bancos no trabajan con Irán, no podemos permanecer en un acuerdo que no nos beneficia", adelantó el funcionario persa, según la agencia Reuters.

Antes las acusaciones de Occidente, que sostiene que Teherán busca potenciar su arsenal nuclear, Araghchi reiteró la posición que ha manifestado la República Islámica: "El compromiso de Irán en el JCPOA de no buscar armas nucleares es permanente".

El régimen persa recibió sanciones internacionales por sus vínculos con organizaciones terroristas y por su programa de misiles (AFP)
El régimen persa recibió sanciones internacionales por sus vínculos con organizaciones terroristas y por su programa de misiles (AFP)

Asimismo, criticó la postura de Estados Unidos de abordar otros asuntos como parte de las negociaciones en torno al acuerdo nuclear, como el creciente programa de misiles balísticos iraní.

El viceministro de Exteriores adelantó que esa posición hará que los países firmantes (EEUU, Reino Unido, Francia, Alemania, Japón, Rusia y China) no sólo pierdan el acuerdo, "sino que harán que otros asuntos sean más complicados y más difíciles de resolver": "Si perdemos el JCPOA, enfrentaremos otra crisis nuclear", aseguró.

"Cuando hablamos de mantener el JCPOA y salvarlo, no es una elección entre el mercado iraní o estadounidense, no es una opción para la cooperación económica: es una elección entre tener seguridad o inseguridad", concluyó.

Si bien el acuerdo firmado a mediados de 2016 puso fin a fuertes sanciones contra Irán, en el último tiempo la comunidad internacional, en especial Estados Unidos, ha aplicado nuevas medidas contra el régimen por sus vínculos con grupos terroristas como Hezbollah, y por su creciente programa de misiles balísticos. Eso llevó a varios bancos internacionales a evitar hacer negocios en el país.

LEA MÁS: