Durante cuatro años Jill Sharp quiso aparentar ser una mujer feliz. Junto con su novio recorrían el mundo. Visitaban lugares de ensueño y parecían estar muy felices. Eso era lo que les mostró ese tiempo a sus amigos de Facebook. Sin embargo, su "novio" no sabía que era parte de su vida.

Por un tiempo, Sharp siguió de cerca por las redes sociales los movimientos de Graham McQuet y su prometida Marianne Stirling. Conocía todos sus gustos, viajes y hasta enojos. La vida de esta pareja había sido investigada por una mujer obsesionada en aparentar algo que no era: feliz.

Jill Sharp y Graham, “felices”
Jill Sharp y Graham, “felices”
Las imágenes muestran las evidentes diferencias entre sí. Sharp hizo lo mejor que pudo para hacerle creer a sus amigos que tenía una vida de ensueño. No lo logró
Las imágenes muestran las evidentes diferencias entre sí. Sharp hizo lo mejor que pudo para hacerle creer a sus amigos que tenía una vida de ensueño. No lo logró

Las fotos de Sharp -quien trabaja en un centro de ayuda mental y es de Airdrie, Escocia- y McQuet se repetían en el perfil de Twitter de la perturbada mujer en diversos supuestos viajes que hacían juntos. Para eso, tenía como aliado a Photoshop, lo que le permitía editar su vida. En una de esas emotivas fotografías anunció una próxima boda. Incluso, Sharp creó una falsa cuenta de Twitter de McQuet en la que este fake compartía las mismas fotos románticas.

Sus amigos comenzaron a sospechar y dieron con Graham y Marianne, quienes realizaron la denuncia en la policía, que inició una investigación.

Graham McQuet y su novia Marianne Stirling. Sharp siguió sus pasos durante cuatro años para simular una vida feliz junto al hombre
Graham McQuet y su novia Marianne Stirling. Sharp siguió sus pasos durante cuatro años para simular una vida feliz junto al hombre

"Sus publicaciones eran todas de champagne y flores y de cuán maravillosa era su vida con Graham. Siempre que le preguntábamos cuándo lo conoceríamos, había una excusa", cuenta un amigo de la mujer. Ninguno la había visto con su amor. Recuerda: "Subió una foto en la que decía que iban a pasar unos días fuera de Londres, pero las imágenes eran de días distintos".

Lo único que dijo Graham al respecto fue: "Aparentemente estoy casado con ella desde junio. Fue lo primero que supe". Al conocerse la historia en los medios de Escocia, los memes comenzaron a explotar. Sharp, por el momento, no quiso hacer comentarios. Continúa viviendo con sus padres.

La policía fue consultada y evalúa abrir una investigación por robo de identidad y acoso por internet.

LEA MÁS: