Dos maravillosas ciudades mexicanas fueron incluidas en los 100 mejores destinos de Time 2021

La revista estadounidense eligió dos enclaves de la costa oeste del país: Puerto Escondido, en Oaxaca, y la Paz, en Baja California

(Fotos: Visita México)
(Fotos: Visita México)

La revista Time publicó esta semana su selección de los 100 Mejores Destinos del 2021, y entre ellos destacó dos ciudades de la costa oeste de México: Puerto Escondido, en Oaxaca, y La Paz, en Baja California Sur.

La publicación estadounidense resaltó la transformación que ha vivido el enclave oaxaqueño, una joya bañada por las aguas del Pacífico que en los últimos años se ha convertido en un punto de encuentro del arte, la cultura y la vanguardia.

Además, recomendó visitar La Paz, que describió como una tranquila localidad mexicana ubicada al norte de las famosas playas de Cabo San Lucas. Para la revista, lo mejor de este destino es lo que ocurre más allá de sus arenales, dentro del mar, donde la fauna marina cautiva a los viajeros con sus espectáculos.

(Foto: Instagram @puerto_oaxaca)
(Foto: Instagram @puerto_oaxaca)

Puerto Escondido, Oaxaca: “un centro de diseño”

Entre los 100 mejores destinos del mundo, Time destaca una “pequeña” localidad situada en la costa del Pacífico mexicano: Puerto Escondido.

La revista explica que este lugar atrae cada año a miles de surfistas que buscan domar las olas del Océano, concediendo al enclave un ambiente “indómito y relajado frente al mar”. Este estilo bohemio, explica la publicación, se ha combinado en los últimos años con una apuesta de la ciudad por invertir en vanguardia y arte, hasta el punto de convertirse en un centro de diseño.

Como muestra de esto, el artículo habla de la Feria de Diseño Mexicano, que se inauguró en Puerto Escondido el pasado mes de mayo. El evento, dice Time, provocó que los ojos de curadores y coleccionistas internacionales se dirigieran hacia este rincón extraordinario del Pacífico, y pudieran contemplar las obras de artistas mexicanos como la diseñadora Liliana Ovalle o el arquitecto Pablo Kobayashi.

(Foto: @CasonaSforza)
(Foto: @CasonaSforza)

Pero además, el espíritu sofisticado de Puerto Escondido no se limita a sus galerías de artes y actos internacionales, sino que también se percibe en su arquitectura y su gastronomía.

La revista destacó la apertura de dos boutiques de sobresaliente construcción, erigidos frente a la orilla del mar: el hotel Casona Sforza, con una fachada conformada por arcos de ladrillo, y el hotel Escondido, un alojamiento minimalista compuesto por 16 bungalows con techo de paja.

En cuanto a las opciones de restauración, subrayó la elegancia de Espacio Cometa una cafetería con pisos de arena que conecta con el entorno, y que ofrece “especialidades contemporáneas como tostadas de aguacate y cuencos de açai” y cócteles. También recordó que a finales de año el chef local Alejandro Ruiz abrirá en Puerto Escondido su nuevo local, Oaxaca del Mar, donde servirán platillos preparados con mariscos atrapados en la localidad.

(Foto: Instagram @lapazbcsmexico)
(Foto: Instagram @lapazbcsmexico)

La Paz: un remanso de paz en Baja California Sur

Aunque para los mexicanos La Paz es un destino turístico puntero, más allá de nuestras fronteras puede resultar desconocido, apagado por el brillo centelleante de la famosísima ciudad de Los Cabos.

En sus páginas, Time describe La Paz como un enclave en el que se respira una calma arrolladora. Explica que se sitúa “a dos horas al norte del popular Cabo San Lucas y sus concurridos complejos turísticos”, pero es mucho más tranquilo, casi como si estuviera “a un mundo de distancia”.

Según la publicación estadounidense, la mejor actividad de La Paz es sumergirse en el océano para contemplar la riqueza de la fauna marina.

“Los encuentros épicos de la vida marina son el principal atractivo de La Paz y sus alrededores; estas son las aguas a las que Jacques Cousteau se refirió como “el acuario del mundo y ya hay muchas excursiones en barco para elegir”, dice Time.

Además, recomiendan pasear por el malecón junto al Mar de Cortés y tomarse un café en los locales que se extienden a lo largo de la avenida, y no perderse la visita a la deshabitada Isla de Espíritu Santo, donde se puede vivir la mágica experiencia de dormir en una de las carpas de lona con vista a las estrellas del Campamento Cecil.

SEGUIR LEYENDO: