El mapa, fruto de una colaboración de más de veinte años de algunos cientos de científicos surgidos de una treintena de instituciones diferentes, fue preparado a partir de la última exploración del SDSS (Sloan Digital Sky Survey, Exploración Digital Celeste Sloan, por el nombre de la fundación que lo financió)

El mapa, fruto de una colaboración de más de veinte años de algunos cientos de científicos surgidos de una treintena de instituciones diferentes, fue preparado a partir de la última exploración del SDSS (Sloan Digital Sky Survey, Exploración Digital Celeste Sloan, por el nombre de la fundación que lo financió)

Astrofísicos del mundo entero publicaron este lunes el mayor mapa en tres dimensiones del Universo visible, tras el análisis de cuatro millones de galaxias y cuásares. “Ese trabajo nos ofrece simplemente la historia de la expansión del Universo más completa hasta la actualidad”, subrayó uno de los investigadores involucrados en el proyecto, Will Percival, de la Universidad de Waterloo.

El mapa muestra filamentos de materia y vacíos que definen la estructura del Universo desde que se hizo transparente a la luz, cuando solamente habían pasado 380.000 años desde el Big Bang

El mapa muestra filamentos de materia y vacíos que definen la estructura del Universo desde que se hizo transparente a la luz, cuando solamente habían pasado 380.000 años desde el Big Bang

Gracias a los trabajos teóricos sobre el Big Bang, así como a la observación del fondo difuso cosmológico (la radiación residual de microondas dejada por el Big Bang), los primeros instantes del Universo son relativamente bien conocidos por los investigadores. Los estudios realizados sobre las galaxias y las medidas de distancia dieron una buena comprensión de la expansión del Universo que ha ocurrido durante los casi 14.000 millones de años de su existencia.

“Conocemos bastante bien la historia antigua del universo y su reciente historia de expansión, pero hay una brecha problemática en el medio de 11 mil millones de años”, dice el cosmólogo Kyle Dawson de la Universidad de Utah, uno de los líderes del equipo. “Durante cinco años, hemos trabajado para llenar ese vacío, y estamos utilizando esa información para proporcionar algunos de los avances más importantes en cosmología en la última década”.

Respecto a la parte del mapa relativa al Universo ubicado a 6.000 millones de años luz, los investigadores observaron las galaxias más viejas y rojizas. Para las más lejanas, se concentraron en las galaxias más jóvenes, las azules. Para ir más lejos aun, o sea hasta 11.000 millones de años-luz de distancia, utilizaron cuásares, los agujeros negros supermasivos ubicados en el centro de muchas galaxias y que son los objetos más luminosos por la cantidad de energía que irradian cuando la materia que los rodea cae en su interior

Respecto a la parte del mapa relativa al Universo ubicado a 6.000 millones de años luz, los investigadores observaron las galaxias más viejas y rojizas. Para las más lejanas, se concentraron en las galaxias más jóvenes, las azules. Para ir más lejos aun, o sea hasta 11.000 millones de años-luz de distancia, utilizaron cuásares, los agujeros negros supermasivos ubicados en el centro de muchas galaxias y que son los objetos más luminosos por la cantidad de energía que irradian cuando la materia que los rodea cae en su interior

El mapa muestra que en cierto momento la expansión del Universo se aceleró y después siguió su ritmo. La teoría astrofísica llama a ese período “la gran inflación”. Esta aceleración parece debida a la presencia de energía oscura, elemento teórico nunca detectado, que se integra a la teoría general de la relatividad de Einstein pero cuyo origen aun no es comprendido, indicó la Escuela politécnica federal de Lausana (EPFL), que trabajó en el proyecto.

El mapa muestra que en cierto momento la expansión del Universo se aceleró y después siguió su ritmo. La teoría astrofísica llama a ese período “la gran inflación”. Esta aceleración parece debida a la presencia de energía oscura, elemento teórico nunca detectado, que se integra a la teoría general de la relatividad de Einstein pero cuyo origen aun no es comprendido, indicó la Escuela politécnica federal de Lausana (EPFL), que trabajó en el proyecto.

Los astrofísicos han sabido durante décadas que el Universo se está expandiendo, y fue el astrónomo estadounidesne Edwin Hubble que en la primera mitad del siglo XX descubrió la constante de esa aceleración.

Si embargo, los estudios más recientes --entre ellos los de este trabajo-- confirman que la “constante de Hubble”, sería un 10% inferior al valor observado, diferencia que los científicos atribuyen a la energía oscura.

Una mirada cercana al mapa revela los filamentos y vacíos que definen la estructura en el universo, comenzando desde el momento en que el universo tenía solo unos 300.000 años. A partir de este mapa, los investigadores miden patrones en la distribución de galaxias, que proporcionan varios parámetros clave de nuestro universo con una precisión superior al uno por ciento. Las señales de estos patrones se muestran en las inserciones de la imagen

Una mirada cercana al mapa revela los filamentos y vacíos que definen la estructura en el universo, comenzando desde el momento en que el universo tenía solo unos 300.000 años. A partir de este mapa, los investigadores miden patrones en la distribución de galaxias, que proporcionan varios parámetros clave de nuestro universo con una precisión superior al uno por ciento. Las señales de estos patrones se muestran en las inserciones de la imagen

(Con información de AFP y Europa Press/fotos de EFPL vía AFP)

(Con información de AFP y Europa Press/fotos de EFPL vía AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: