Sin invitados especiales, ni las cenas de lujo que caracterizaron a la administración de Enrique Peña Nieto. Así fue como el presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó su primera ceremonia del Grito de Independencia.

En punto de las 11 de la noche, tiempo del centro de México, el mandatario apareció en el balcón principal de Palacio Nacional, acompañado por su esposa Beatriz Gutiérrez.

Después de 20 vivas que conformaron su arenga, AMLO tocó la histórica campana ante la euforia de más de 120,000 personas que se dieron cita en la plancha del Zócalo capitalino.

"Sí se pudo", "Presidente" y otras manifestaciones de apoyo, marcaron diferencia con eventos anteriores respecto a la figura presidencial.

En el interior de la República también se vivió con intensidad la jornada.

Guadalajara