Militares de EEUU critican la actitud “poco profesional” de los bombarderos de Rusia durante sus riesgosos cruces en el aire

La mayoría de los vuelos de reconocimiento son interceptados sin contratiempos, pero en ocasiones hay zumbidos, turbulencias y acciones denunciadas como acosos que elevan el riesgo de accidentes con consecuencias inimaginables

Un escuadrón de cazas Sukhoi (Reuters)
Un escuadrón de cazas Sukhoi (Reuters)

Son encuentros cada vez más frecuentes, pero no por ello menos peligrosos. Cuando bombarderos de dos potencias militares (y nucleares) se encuentran a escasos metros, el margen de error es mínimo. Sin embargo, es un escenario que se repite a menudo en las fronteras de la OTAN, con los cruces en el aire de naves de Estados Unidos y Rusia.

El mayor riesgo es un error de cálculo. Los rusos interceptan estos aviones con frecuencia”, dijo el capitán Tim Thompson, comodoro de la Fuerza de Tarea 67 de la Marina de los EEUU, desplegado en el Mar Negro. “Tienden a ser muy profesionales y seguros, pero, en ocasiones, pueden ser poco profesionales”, alertó, en declaraciones a la cadena CNN.

Según las cifras de la cadena estadounidense, el 90% de los vuelos de reconocimiento desplegados por el Pentágono en la zona son interceptados por las naves rusas. Además, son una mutua demostración de fuerza en una zona fuertemente militarizada y en el marco de una creciente tensión entre Moscú y Occidente.

Aviones rusos interceptan un caza de EEUU en el Mar Negro, en agosto

El patrón es habitual: cada ciertas semanas, las Fuerzas Armadas estadounidenses denuncian acciones temerarias de los bombarderos rusos, mientras el Kremlin asegura que el despliegue cumple con las normas de seguridad. Pero los zumbidos a solo unos metros de naves de guerra son, casi literalmente, jugar con fuego.

El teniente Daniel Loudon, piloto de un Poseidón P-8A de la Marina de EEUU, explicó a CNN sus sensaciones acerca de estos encuentros. “No sabemos realmente lo que cualquier otra aeronave está haciendo. Podría ser un piloto impredecible, tal vez un nuevo piloto o algo así, así que... eso siempre puede ser un desafío”, explicó.

Los cazas rusos, rápidos y ágiles, aprovechan su capacidad de cambiar instantáneamente de dirección o altura para acercarse peligrosamente a las naves que considera intrusas. El 10% de los encuentros son catalogados como inseguros por parte de los analistas estadounidenses.

Cazas rusos interceptan un avión de reconocimiento de Suecia en el Mar Báltico (Reuters)
Cazas rusos interceptan un avión de reconocimiento de Suecia en el Mar Báltico (Reuters)

Sin embargo, no siempre las naves de reconocimiento estadounidenses tienen esa habilidad. De hecho, una nave estadounidense P-8A quedó flanqueada por dos naves rusas y su margen de movimiento quedó restringido por más de una hora en mayo. En agosto, el cercano zumbido de dos Sukhoi-27 causaron turbulencia en un bombardero B-52.

Segú analizó la cadena estadounidense, el comportamiento agresivo de los militares rusos es un componente que se añade a un tablero geopolítico muy volátil en el Mar Negro, una zona clave para la circulación marítima de varios países de la OTAN y países aliados.

Nada indica que los vuelos vayan a detenerse. El contralmirante Anthony Carullo, director de operaciones de las fuerzas navales de EEUU en Europa, dijo a CNN que estas misiones son cada vez más importantes a medida que Rusia aumenta su actividad en el Mar Negro, así como en el Mediterráneo, el Báltico, el Barents y el Ártico. Según explicó, la vigilancia de las actividades también es clave para enviar un mensaje "a todos los potenciales adversarios y a nuestros socios y aliados de que estamos aquí para apoyarlos”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: