La economía: el otro gran desafío de Trump además del coronavirus

La pandemia lo ha cambiado todo. Un número récord de 10 millones de ciudadanos solicitaron seguro de desempleo en las últimas dos semanas al gobierno. Ante este panorama, al mandatario estadounidense, con un alto índice de aprobación, se le podría complicar su reelección

Desde Miami, Florida, Estados Unidos
Donald Trump. REUTERS/Kevin Lamarque
Donald Trump. REUTERS/Kevin Lamarque

Pese a las fuertes críticas en los medios, según las encuestas el Presidente Donald Trump ha mejorado su imagen positiva frente a los votantes gracias a su liderazgo durante la crisis del coronavirus. Un estudio realizado por ABC y Washington Post indica que el 48 por ciento de los americanos aprueba la labor del Presidente (el puntaje más alto que ha conseguido desde que llegó a la Casa Blanca). Con índices de aprobación relativamente altos, en un año electoral normal, la lectura que se haría es que el Presidente tendría altas probabilidades de salir reelecto.

Pero como siempre, en crisis de coronavirus o no, hay un factor que es determinante: la economía. Ya en 1992 Bill Clinton le gana a George H. W. Bush la elección tras acuñar la famosa frase “es la economía, estupido”, y desde entonces esta se ha utilizado como un mantra en la política americana. Dos meses atrás, hasta los más férreos detractores del Presidente Trump decían que sus posibilidades de ganar la elección en noviembre eran muy altas justamente porque la economía estaba sólida.

El coronavirus lo ha cambiado todo, inclusive la estabilidad de la economía estadounidense. Un número record de 10 millones de ciudadanos solicitaron seguro de desempleo en las últimas dos semanas al gobierno (algo que nunca había ocurrido en estas cantidades, mucho menos en una presidencia que ostentaba números cercanos al empleo pleno). Si bien es cierto que en cuanto la situación del coronavirus se normalice (cosa que no se sabe cuándo ocurrirá) se presume que mucha de esa gente vuelva a trabajar, también es cierto que varias industrias quedarán tan afectadas que les llevará años recuperarse.

Desde 1976 en Estados Unidos viene realizándose una encuesta durante los seis meses previos a una elección presidencial (hoy estamos a siete meses de la elección) en la que sólo se consulta si la gente ve a la economía mejor, peor o igual. Inequívocamente cuando la gente vio a la economía bien (sacando 15 o más puntos de ventaja), el Presidente fue reelecto y cuando la vieron mal (con una diferencia también de 15 puntos), no se consiguió la reelección. En el recién terminado mes de marzo, la Universidad de Quinnipiac realizó una encuesta en la que un 35% de los consultados aseguró que la economía estaba mejor contra un 28% que creía que estaba peor. No eran los 15 puntos determinantes pero era un buen comienzo para la actual administración. Pero la crisis del coronavirus aún no estaba del todo instalada en el país.

Hoy la situación es tan volátil que es muy difícil hacer predicciones. Pero es innegable que la economía está sufriendo un impacto negativo. Desde que se reportaran las perdidas masivas de empleo no se ha realizado una encuesta que haga esta pregunta específica, pero sí una que consulta acerca de los miedos de una recesión post crisis de coronavirus. Nueve de cada 10 consultados por la cadena de noticias FOX indicaron tener miedo a una recesión inminente. Inclusive entre votantes republicanos hubo un aumento de 26 puntos entre los que se sienten nerviosos por el estado económico del país (comparado con una encuesta similar hecha antes de la crisis sanitaria). Esto se suma a un preocupante reporte reciente de Financial Times donde se indica que para el verano boreal el desempleo en los Estados Unidos pudiera llegar al 20 por ciento.

Lógicamente, en tiempos donde lo urgente pasa por preservar las vidas humanas, la economía está en un segundo plano. Pero es un segundo plano del que esta administración se va a tener que ocupar en el corto plazo, con miras a mejorar la calidad de vida de la gente y a tener posibilidades de una reelección en noviembre.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Donald Trump, sobre el coronavirus en EEUU: “Habrá mucha muerte, estas dos semanas serán las más difíciles”

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos