El candidato a la presidencia demócrata de los Estados Unidos, el ex vicepresidente Joe Biden se encuentra en su podio mientras el senador Bernie Sanders se aleja durante un descanso en el undécimo debate de candidatos demócratas de la campaña presidencial (Reuters)
El candidato a la presidencia demócrata de los Estados Unidos, el ex vicepresidente Joe Biden se encuentra en su podio mientras el senador Bernie Sanders se aleja durante un descanso en el undécimo debate de candidatos demócratas de la campaña presidencial (Reuters)

Este fin de semana se conoció el último reporte financiero de la contienda electoral Americana. Joe Biden, quien todo indicaría es la persona con más posibilidades de convertirse en el nominado demócrata para la Presidencia, salió prácticamente último.

Cabe hacer la aclaración que este último reporte financiero otorga data de febrero de 2020. La resurrección de Biden comenzó el último día de febrero, y desde entonces la situación financiera de la campaña del ex Vice-Presidente ha cambiado. Pero vale la pena echarle un vistazo a estos números que nos demuestran que la contienda del 2020 es atípica por donde se la mire.

Todos recaudaban más que Biden

En el segundo mes del año Bernie Sanders era el favorito en las urnas y recibiendo cheques. El Senador por Vermont recibió donaciones que le dejaron 47,7 millones de dólares en febrero. Este es el dinero con el que la campaña del social-demócrata terminó el mes, después de haber gastado 33 millones de dólares más que Biden en los 29 días de febrero. Le seguía Elizabeth Warren con 29, 5 millones; Amy Klobouchar con 18,7 millones y Pete Buttigieg con 18,6 millones. Recién en quinto lugar en la lista de recaudaciones llega Biden con 18,1 millones de dólares en sus arcas para finales del febrero.

Caso aparte el del ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, que en su meteórica carrera por la Casa Blanca gastó cerca de 500 millones de dólares en cuatro semanas, pero que no entran dentro de estos reportes financieros porque no provienen de donaciones sino de su bolsillo.

Más dinero en la campaña no sólo implica mayores posibilidades de comprar publicidad, sino un equipo de trabajo más grande. Para finales de febrero, según detalla el reporte oficial, Sanders contaba con 1215 personas trabajando a tiempo completo para su campaña.

Muy similar era la estructura de Warren, con 1203 empleados. Buttigieg tenía una estructura más moderada con 550 personas recibiendo sueldos de la campaña. Biden llegó a su milagro de Carolina del Sur con 477 empleados.

Como nota al margen, hay que destacar el caso de Bloomberg, quien ya en febrero tenía arriba de dos mil empleados. Estos a su vez cobraban sueldos muy por encima de la media en una campaña política Americana (donde los sueldos suelen ser muy bajos, inclusive si se los compara con lo que se paga en países de América Latina). Bloomberg, como incentivo para atraer a los mejores de la industria, ofrecía contratos de pago hasta noviembre, gane o no la primaria. Conocemos ya como terminó su campaña. Varios ex empleados de la misma han desfilado por los diversos canales de televisión de Estados Unidos denunciando que ya han dejado de recibir sus sueldos.

Trump, recauda más que todos

El informe también indica cuánto dinero ha recaudado el Presidente Donald J. Trump para su campaña de reelección y su primaria simbólica. Muy por encima de todos los demócratas, Trump cerró febrero con 94 millones de dólares en su cuenta. Claro que, a diferencia de los demócratas, Trump prácticamente no está gastando el dinero que recibe sino que lo está guardando para más adelante, mientras los demócratas compiten entre sí.

Pero también vale la pena destacar que, más allá de la recaudación de las campañas, los partidos están juntando fondos y por ahora el Partido Republicano ha recaudado mucho más plata que el Demócrata.

Momentum vs sdinero

Los expertos indican que la campaña de Biden despegó gracias al momentum logrado en las urnas y no gracias a su estructura sostenida con dólares. Se desconoce si esto vaya a servirle como estrategia a largo plazo. Además, a partir de marzo un nuevo hecho llegó para cambiar la campaña: el coronavirus. Ya nada es igual y nos tocará aprender de esta nueva realidad sobre la marcha.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: