Elecciones primarias en Estados clave con un único protagonista: el coronavirus

Joe Biden está cada vez más cerca de convertirse en el rival de Donald Trump en la carrera presidencial, mientras que el actual mandatario ya cumplió con el trámite de obtener las cantidad de delegados republicanos que le permiten ir por la reelección

Desde Miami, Florida, Estados Unidos
Uno de los centros de votación semidesierto en Miami, Florida (REUTERS/Maria Alejandra Cardona)
Uno de los centros de votación semidesierto en Miami, Florida (REUTERS/Maria Alejandra Cardona)

Se celebraron elecciones primarias en tres Estados grandes –Florida, Illinois y Arizona-, que en conjunto aportan la nada despreciable suma de 470 delegados, pero el protagonista sigue siendo el coronavirus.

En particular, la elección de Florida es crucial por el siguiente motivo: en la elección general, este estado otorga 29 votos electorales. ¿Qué significa esto? Las elecciones en Estados Unidos son indirectas y, a diferencia de las primarias, en los comicios generales quien gane el voto popular (así sea por un voto), se lleva todos los votos electorales que tiene ese Estado (siendo las excepciones de Nebraska y Maine donde los votos se dividen). California otorga el mayor número, 55, y a excepción de Ronald Reagan en las últimas décadas siempre ha votado demócrata para la Presidencia.

Un caso similar es el de Texas, segundo Estado en número de votos electorales, 38, que hasta ahora siempre vota republicano. Por ende estos dos Estados prácticamente se anulan el uno al otro en el conteo final.

El tercer y cuarto lugar está ocupado por Nueva York y Florida, con 29 votos electorales cada uno. Nueva York también suele elegir Presidentes demócratas, con lo cual Florida se vuelve un Estado crucial. Se lo llama “swing State” (Estado oscilante), porque ciclo a ciclo cambia su elección. En este 2020, para Donald Trump es practicamente vital quedarse con los 29 votos electorales de Florida si quiere la reelección. Y a quien termine siendo el candidato demócrata le otorgaría mucha tranquilidad conquistar este Estado del sur.

Joe Biden ganó en tres estados, entre ellos Florida (REUTERS/Kevin Lamarque)
Joe Biden ganó en tres estados, entre ellos Florida (REUTERS/Kevin Lamarque)

Las primarias en Florida suelen generar mucha expectativa por este motivo. Sin embargo, bajo la crisis desatada por el coronavirus todo cambió. Joe Biden ganó ampliamente la primaria en Florida, pero no vimos ningún acto de celebración de su campaña porque se cancelaron todas las reuniones masivas. Tampoco vimos eventos los días previos por el mismo motivo, ni grandes coberturas mediáticas, ni voluntarios tocando puertas, ni siquiera a los candidatos hablando de temas particulares de Florida, porque de lo único que todos hablan es del coronavirus.

Lo mismo ocurrió en Illinois y Arizona, donde también ganó Joe Biden. Ohio, que estaba previsto a tener la elección primaria este martes canceló a fines de la semana pasada su jornada electoral y la pasó para el mes de junio, por la crisis sanitaria.

La victoria de Biden en Florida era esperada. El discurso socialista de Bernie Sanders no resuena muy bien en este Estado, sobretodo en el Sur de la Florida que es donde hay mayor cantidad de demócratas registrados (recordemos que en este Estado, como en la mayoría, sólo pueden participar de la primaria aquellos inscritos en el partido). A diferencia de otras ocasiones, y en un contexto en el que desde los restaurantes hasta las escuelas están cerrados por el coronavirus, se vio poca gente en los centros de elecciones. Pero eso no quiere decir que hubo poco interés entre los demócratas floridanos.

Bernie Sanders fue derrotado en Florida, donde su discurso social no cala entre los votantes (REUTERS/Kevin Lamarque)
Bernie Sanders fue derrotado en Florida, donde su discurso social no cala entre los votantes (REUTERS/Kevin Lamarque)

Ellos votaron en números récord a través de las posibilidades de votación anticipada y votación por correo. Comparado con la elección primaria de 2016, estas modalidades aumentaron un 25%. En boletas ausentes (por correo) hubo 141.560 votos más que en 2016; en votación anticipada (acercarse a los centros de votación las dos semanas previas al día de la elección), votaron 74.031 personas más que en 2016. Como era esperable, la asistencia a las urnas hoy fue baja.

El Gobernador de Florida, Ron de Santis, se negó a cancelar la jornada electoral alegando que en tiempos de la Guerra Civil se votó igual, que nada iba a frenar el proceso democrático. Pero hay excepciones. Usualmente los voluntarios de las campañas se acercan a los geriátricos y a los centros de salud para ayudar con la votación anticipada de los ancianos. Un segmento de la población caracterizado por votar de manera masiva. Debido a que los adultos mayores son uno de los grupos que más riesgo corre frente al COVID-19, De Santis prohibió por decreto las votaciones en centros de ancianos.

El coronavirus ya ha demostrado que llegó para cambiarlo todo, y las elecciones primarias no son la excepción.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Joe Biden se impuso sobre Bernie Sanders en las primarias demócratas en Arizona, Illinois y Florida

Donald Trump alcanzó la mayoría de delegados y será el candidato republicano