Mike Pompeo (REUTERS/Tom Brenner)
Mike Pompeo (REUTERS/Tom Brenner)

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, dijo el viernes por la noche en un programa de televisión que los aliados europeos de Washington no han sido “tan serviciales” como esperaba en el caso de la muerte del general iraní Qassem Soleimani en Irak.

Pompeo llamó a sus socios de todo el mundo para informarles del ataque, que contó con el apoyo de los republicanos del presidente Donald Trump y su cercano aliado Israel, aunque en el resto del mundo fue recibido con enorme preocupación ya que podría exacerbar las tensiones que vive la región.

“Pasé el último día y medio, los últimos dos días, hablando a los socios en la región, informándoles de lo que estamos haciendo, por qué lo estamos haciendo, buscando su ayuda. Han estado fantásticos”, dijo Pompeo en una entrevista con la cadena Fox News.

“Y cuando hablamos con nuestros socios en otras partes no ha sido tan bueno. Francamente, los europeos no han estado tan serviciales como nos hubiera gustado”, dijo.

Los responsables estadounidenses dijeron que Soleimani, que estaba en la lista negra estadounidense, murió al impactar un dron en el vehículo que viajaba cerca del aeropuerto internacional de Bagdad.

Tras el operativo, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, pidió a todos los actores implicados a “dar muestras de máxima moderación y mostrar responsabilidad en este momento crucial”.

El funeral de Qassem Soleimani (SABAH ARAR / AFP)
El funeral de Qassem Soleimani (SABAH ARAR / AFP)

Los británicos, los franceses, los alemanes necesitan entender lo que hicimos; lo que los estadounidenses hicieron también salva vidas en Europa”, dijo Pompeo.

“Fue algo bueno para todo el mundo, e instamos a todos a que apoyen lo que Estados Unidos está tratando hacer, que la República Islámica de Irán se comporte simplemente como una nación normal”, agregó.

Pompeo había dicho antes que Soleimani estaba planeando una acción inminente que amenazaba a los ciudadanos estadounidense cuando murió en un ataque.

La sociedad chií de Irak comenzó este sábado los funerales por el general iraní Qassem Soleimaini y el jefe adjunto de las Fuerzas de Movilización Popular de Irak, Abu Mahdi al Muhandis, fallecidos el viernes en un operativo estadounidense, con una procesión por la capital, Bagdad, que proseguirá con el traslado de los cuerpos a las ciudades de Kerbala y Nayaf, santas para esta rama del Islam.

El cuerpo de Soleimani será repatriado a Irán donde, ya el domingo, tendrá lugar una nueva ceremonia en otro recinto sagrado, el mausoleo del imán Reza, donde sus restos mortales descansarán durante un día entero antes de la despedida final en Teherán, el próximo lunes. El martes, el cuerpo de Soleimaini será enterrado en su provincia natal de Kerman.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: