El buque de tendido de tuberías Nord Stream 2 Audacia es fotografiado frente a la isla de Ruegen, Alemania, el 7 de noviembre de 2018 (REUTERS/Axel Schmidt/File Photo)
El buque de tendido de tuberías Nord Stream 2 Audacia es fotografiado frente a la isla de Ruegen, Alemania, el 7 de noviembre de 2018 (REUTERS/Axel Schmidt/File Photo)

El Senado estadounidense aprobó el martes sancionar a las compañías que trabajen en el gasoducto ruso Nord Stream 2, una medida a la que seguramente se opondrán las naciones europeas que pretenden recibir gas natural a través de esa infraestructura.

La medida, aprobada fácilmente por la Cámara de Representantes la semana pasada y enviada para que la firme el presidente Donald Trump, busca detener las futuras construcciones de ese gasoducto valorado en unos USD 10.600 millones.

La infraestructura, construida bajo el mar Báltico, se espera que duplique los envíos de gas natural ruso a Alemania.

Washington apunta que el gasoducto reforzará la influencia de Moscú en Europa.

La Cámara ruso-alemana de Comercio dijo la semana pasada que el gasoducto era importante para la seguridad energética de Europa y pidió sanciones de represalia contra Estados Unidos si se aprueba el proyecto de ley.

Pero los congresistas estadounidenses advirtieron que el gaseoducto enviaría miles de millones de dólares a Moscú y aumentaría enormemente la influencia del presidente Vladimir Putin en Europa en un momento de creciente tensión.

La Ley de Autorización de Defensa Nacional, un paquete de 738 mil millones para 2020 que incluye las sanciones, ahora se dirige a la Casa Blanca, donde se espera que Trump la firme.

Las sanciones están dirigidas a los buques de Nord Stream 2 y TurkStream, un oleoducto ruso-turco, e incluyen la congelación de activos y la revocación de visas estadounidenses para los contratistas.

Un gran contratista que podría verse afectado es Allseas, que ha sido contratado por Gazprom de Rusia para construir la sección marítima.

El poder de Gazprom y, por lo tanto, del estado ruso, está en el centro de las preocupaciones sobre el oleoducto en Estados Unidos y en Europa oriental y central.

El senador Ted Cruz ha dicho que detener Nord Stream 2 debería ser una prioridad de seguridad importante para Estados Unidos y Europa por igual.

"Es mucho mejor para Europa depender de la energía de Estados Unidos que alimentar a Putin y Rusia y depender de Rusia y estar sujeto a un chantaje económico", dijo al Senado la semana pasada.

Pero el senador republicano Rand Paul votó en contra del proyecto de ley, oponiéndose a su intento de "sancionar a los aliados de la OTAN y posiblemente a las compañías de energía estadounidense", dijo Paul sobre el proyecto.

“El gasoducto se completará y, sin embargo, queremos poner en peligro nuestra relación con nuestros aliados y con empresas tanto en Europa como en América”, dijo Paul sobre el proyecto.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: