El reptil medía 4,6 metros de largo (Foto: Lethal Guide Service)
El reptil medía 4,6 metros de largo (Foto: Lethal Guide Service)

Derrick Snelson comenzó hace poco a incursionar en la caza de cocodrilos. El domingo 1 de septiembre fue la segunda vez que el hombre salió a cazar caimanes, sin embargo, grande fue su sorpresa cuando se enteró que había roto un nuevo récord en Georgia.

El cazador capturó un cocodrilo de 4,6 metros en el lago Eufaula con Lethal Guide Service, un negocio de guías de caza.

Snelson realizó la búsqueda junto a su hija y otras tres personas. Estuvo 6 horas rastreando a la bestia hasta que finalmente lograron enganchar al animal, dispararle y transportarlo a bordo del bote. "Todo el proceso fue un esfuerzo de equipo", comentó Derrick, entusiasmado por haber batido un nuevo récord.

"Para ser honesto contigo, estábamos felices de ver qué tan grande era", dijo el hombre a un reportero de CNN. "Nunca antes había atrapado algo así, fue simplemente increíble".

El Departamento de Recursos Naturales de Georgia confirmó que el reptil medía 4,6 metros de largo. La captura es probablemente un nuevo récord estatal, pues hasta entonces la marca más grande era de 4,23 metros.

Los Snelson ya mandaron desollar al animal para usar la carne.

Shelby, la hija de 14 años de Derrick, describió la experiencia como "algo aterradora", pero "asombrosa".

El equipo pasó seis horas rastreando a la bestia antes de finalmente enganchar el animal, dispararle y transportarlo a bordo del bote (Foto: Lethal Guide Service)
El equipo pasó seis horas rastreando a la bestia antes de finalmente enganchar el animal, dispararle y transportarlo a bordo del bote (Foto: Lethal Guide Service)

"El bote se balanceaba de un lado a otro, y unas pocas veces el cocodrilo golpeó el costado del bote con su cola", detalló. "Me alegro de haber tenido esa experiencia con mi papá".

En Georgia, existe una temporada oficial de caza de cocodrilos que tiene como propósito ayudar a controlar la floreciente población de caimanes del estado.

La temporada de este año comenzó el atardecer del 16 de agosto y concluirá hasta el amanecer del 7 de octubre.

El cocodrilo que perteneció a Fidel Castro y mordió a un hombre en Suecia

Un hombre tuvo que ser hospitalizado en Suecia tras ser mordido en un acuario de Estocolmo por un cocodrilo que perteneció en su día al expresidente de Cuba, Fidel Castro (1926-2016), informaron medios suecos el 22 de agosto. 

El hombre, de 75 años, se encontraba en una fiesta privada en el acuario del popular museo al aire libre de Skansen, cuando por despiste abrió con el brazo el cristal de seguridad y fue mordido en esa extremidad por el animal, según explicó un portavoz policial al diario "Aftonbladet".

La víctima estaba parada sobre una roca, en un área restringida de la instalación, donde pronunciaba un discurso.

Jonas Wahlström, dueño del Acuario Skansen, detalló el momento en que el adulto mayor fue atacado por el reptil.

El hombre, de 75 años, se encontraba en una fiesta privada en el acuario del popular museo al aire libre de Skansen, cuando por despiste abrió con el brazo el cristal de seguridad y fue mordido (Foto: archivo)
El hombre, de 75 años, se encontraba en una fiesta privada en el acuario del popular museo al aire libre de Skansen, cuando por despiste abrió con el brazo el cristal de seguridad y fue mordido (Foto: archivo)

El ataque ocurrió durante una celebración conocida como "fiesta de cangrejo de río" o kräftskiva, que es una festividad tradicional de los países nórdicos y originaria de Suecia, donde los asistentes comen langostinos durante el verano. Generalmente se lleva a cabo el 8 de agosto de cada año.

El acuario posee dos cocodrilos cubanos, de nombre Castro y Hillary, una rara especie de la que solo hay algunos centenares en el país caribeño y en algunos zoológicos en el extranjero.

Según relató al diario "Svenska Dagbladet" el director del acuario, Jonas Wahlström, los cocodrilos fueron entregados personalmente como un regalo por Castro a un cosmonauta ruso, cuando éste estaba de visita en Cuba en 1978.

El cosmonauta los cedió luego al zoológico de Moscú, que en 1981 se los ofreció a Wahlström, ya que el acuario de Skansen tenía mejores instalaciones para albergar a los animales.