El avió de SouthWest no debía estar en el aire
El avió de SouthWest no debía estar en el aire

El Boeing 737 Max despegó del Aeropuerto Internacional de Orlando después de las 2:30 p.m. del martes. Los funcionarios del aeropuerto dijeron que experimentó un mal funcionamiento y tuvo que regresar a Orlando rápidamente. Según las autoridades, solo había dos pasajeros a bordo, un piloto y un copiloto.

"El avión dio media vuelta y aterrizó de manera segura en Orlando", informó la Administración Federal de la Aviación (FAA). El organismo estatal encargado de controlar el transporte aéreo anunció que lanzó una investigación sobre lo ocurrido. 

El vuelo 8701 de Southwest se dirigía a Victorsville, California, para ser "jubilado", ya que el presidente Donald Trump ordenó que todas las aeronaves Boeing 737 Max 8 y 9 fueran puestas a tierra después de que una se estrellara en Etiopía este mes y otra en Indonesia el pasado octubre.

La aerolínea, por su parte, indicó que el avión tuvo un problema con un motor "poco después del despegue". "La tripulación siguió el protocolo y aterrizó de manera segura en el aeropuerto" poco antes de las 15, hora local (19 GMT), agregó un portavoz, señalando que el avión sería enviado a sus instalaciones de mantenimiento en Orlando para su revisión técnica.

Los Boeing 737 Max permanecen vetados de los cielos en Estados Unidos y en muchos otros países en respuesta a las dudas surgidas tras los dos accidentes. Aunque no se conocen aún las causas de los siniestros, las investigaciones apuntan a que podrían deberse a fallos en un software diseñado para mejorar la seguridad en la fase de ascenso de los aparatos o en los sensores que activan ese mecanismo.

Boeing ya anunció que tiene previsto hacer una actualización de software para responder a los problemas descubiertos en esas investigaciones, así como una nueva formación para los pilotos.

En octubre pasado, el vuelo 610 de Lion Air cayó en el Mar de Java poco después de despegar (REUTERS)
En octubre pasado, el vuelo 610 de Lion Air cayó en el Mar de Java poco después de despegar (REUTERS)

Nueva revelación sobre los accidentes

Según The New York Times, un grupo de analistas que investiga las dos recientes tragedias hallaron que los pilotos tuvieron apenas 40 segundos para anular el sistema automatizado que provocó que los aviones cayeran en picada.

Desde hace tiempo se sospecha que el MCAS, un software que controla la inclinación de la nariz del avión para evitar una pérdida de sustentación, había funcionado erróneamente en los vuelos de Lion Air y Ethiopian Airlines que cayeron en octubre y marzo, provocando la muerte de 346 personas.

Boeing, el fabricante estadounidense que se encuentra ahora bajo la lupa, ha dicho que existe la posibilidad de anular este proceso automático y recobrar el control pleno del avión, apuntando a la falta de pericia de las tripulaciones involucradas, pero diferentes pruebas en simuladores muestran que el complicado proceso de desactivar el sistema y corregir la inclinación de la nariz a tiempo debe hacerse en 40 segundos o menos para evitar un desastre.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: