El sargento Rob Cesterino estuvo destinado en Kuwait, Jordania y Siria en los últimos diez meses (Video: Lebanon Democrat/Crater News)

Como cada semana, Luca Cesterino, de 9 años, acudió a su clase de taekwondo en el Centro de Artes Marciales Success en Lebanon, Tennessee.  Llevaba 10 meses sin ver a su padre, un militar estadounidense de misión en países árabes.

Con la excusa de agudizar sus sentidos y mejorar los reflejos en combate, el entrenador vendó los ojos de Luca. Durante la sesión no podría ver nada. Ni las embestidas de su adversario, ni la posición de su contrincante, y mucho menos la sorpresa que le habían preparado.

Vestido con su uniforme militar, Rob Cesterino, que llevaba de misión desde mayo de 2018 en países como Siria y Jordania, saltó al tapete y sustituyó en la lucha al entrenador. Comenzó a pelear contra su hijo, que aún con la venda puesta, no se dio cuenta del cambio de adversario.

El sargento llamó a su hijo “Shib”, un apodo que le puso a Luca cuando era pequeño (Foto: Lebanon Democrat / Crater News)
El sargento llamó a su hijo “Shib”, un apodo que le puso a Luca cuando era pequeño (Foto: Lebanon Democrat / Crater News)

"Vamos Shib", dice Rob Cesterino durante la pelea.

Luca Cesterino se detuvo en seco. Solo su padre lo llamaba Shib. Un apodo que le puso cuando era más pequeño.

Sin embargo, era prácticamente imposible que fuera él. Así que continuó su ofensiva y lanzó varios ganchos seguidos.

"Vamos Shib", volvió a repetir el militar.

Esta vez lo escuchó claro. Parecía su voz.

"¿Papi?" preguntó incrédulo el niño, quitándose los guantes y la venda de los ojos.

Leah, la madre de Luca, preparó la sorpresa y organizó a los vecinos para dar la bienvenida a su esposo (Foto: Lebanon Democrat / Crater News)
Leah, la madre de Luca, preparó la sorpresa y organizó a los vecinos para dar la bienvenida a su esposo (Foto: Lebanon Democrat / Crater News)

En el video que capturó el reencuentro se escuchan de fondo los gritos de emoción de los presentes, que se volcaron en aplausos. Luca Cesterino se abalanzó sobre su padre y lo abrazó llorando desconsolado.

"Te quiero. Estoy muy orgulloso de ti. Te comportaste como un chico mayor cuando estuve fuera" dijo Rob Cesterino, también entre lágrimas.

Junto a ellos estaba Leah, la madre de Luca, que ayudó a organizar la sorpresa, a quien el sargento dirigió unas bonitas palabras.

"La persona a la que ambos tenemos que agradecer es a la madre de Luca, mi mujer, Leah. Todo empieza y termina con ella. Si tú eres marido o mujer de un militar en servicio, si eres hijo de un militar en servicio, ellos merecen más el aplauso que nosotros" añadió.

View this post on Instagram

Really beautiful to see!

A post shared by President Donald J. Trump (@realdonaldtrump) on

La historia de padre e hijo dio la vuelta al mundo después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, compartiera en su Instagram el video, que apareció en las noticias de FOX News. "Realmente bonito de ver" escribió el mandatario en la red social.

Rob Cesterino marchó en mayo de 2018 con la brigada número 230 de la Guardia Nacional del Ejército de Tennessee. Partió rumbo a Kuwait, para después pasar una temporada en Jordania y en el sur de Siria.

A su regreso, los vecinos de Lebanon decoraron la ciudad con cintas amarillas para darle la bienvenida y homenajear también a los veteranos de esta ciudad del condado de Wilson.