El huracán Florence sopla este lunes con vientos de 220 km/hora en su avance hacia la costa este de Estados Unidos, donde al menos un millón de personas recibieron órdenes de evacuación.

A las 21H00 GMT, el ciclón de categoría 4 ostentaba vientos máximos sostenidos de 220 Km/hora con rachas más fuertes, y se ubicaba a unos 1.880 km/h al sureste de Carolina del Norte, según el boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC).

La posición del huracán según el boletín de las 11 PM del Centro Nacional de Huracanes
La posición del huracán según el boletín de las 11 PM del Centro Nacional de Huracanes

Los meteorólogos calculan que tocará tierra entre jueves y viernes en la frontera entre Carolina del Norte y Carolina del Sur, si bien su trayectoria aún no es clara.

"Se prevé un mayor fortalecimiento y se espera que Florence sea un huracán de gran intensidad extremadamente peligroso a lo largo del jueves", indicó el NHC en un comunicado.

Emergencias

Los estados de Carolina del Norte y del Sur, así como el de Virginia, más al norte, se declararon en emergencia para acelerar los planes de contingencia.

"Estoy ordenando la evacuación obligatoria, no voluntaria, obligatoria", dijo el gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster.

"Cerca de un millón de personas estarán abandonando la costa", añadió, al detallar los planes para revertir la dirección del tráfico en algunas autopistas con el fin de facilitar el éxodo tierra adentro.

Escuelas de 26 de los 46 condados del estado permanecerán cerradas desde el martes.

"Esto es un huracán de verdad", dijo el gobernador. "Las evacuaciones son inconvenientes, pero no queremos arriesgar una sola vida".

Resaltó que "es probable que tengamos muchas inundaciones".

La playa Pier de Surfside Beach, en Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)
La playa Pier de Surfside Beach, en Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

En Charleston, una vieja ciudad portuaria de Carolina del Sur, los residentes se disponían a llenar sacos de arena y comprar provisiones antes de que comience el éxodo masivo.

John Johnson, encargado de una ferretería en el centro, dijo a la AFP que la carrera por conseguir baterías, linternas, cubiertas de plástico y sacos de arena comenzó el viernes pasado. "No hemos parado", comentó.

Jim Carter y Rob Quinn board se preparan a la llegada de Florence en Wrightsville Beach, Carolina del Norte (Ken Blevins /The Star-News via AP)
Jim Carter y Rob Quinn board se preparan a la llegada de Florence en Wrightsville Beach, Carolina del Norte (Ken Blevins /The Star-News via AP)

La enfermera Barbara Mack llenaba sacos de arena con una pequeña pala en una instalación de obras públicas de Charleston, pero vio otro aspecto de la tarea: "Este es un buen ejercicio… probablemente el único ejercicio que tendré esta semana", bromeó.

Ciudadanos de Isle of Palms, en Carolina del Sur, se preparan a la llegada de Florence (AP Photo/Mic Smith)
Ciudadanos de Isle of Palms, en Carolina del Sur, se preparan a la llegada de Florence (AP Photo/Mic Smith)

Deborah LaRoche, una directora de servicios sociales y madre de dos hijos, dijo que con su esposo sopesan si evacuar su casa en la cercana Johns Island: "No importa lo que sucedió en las tormentas (previas). Esta es diferente", declaró.

También este lunes, varios condados de Carolina del Norte emitieron órdenes de evacuación obligatoria para las zonas costeras, como las islas de Topsail Beach.

"Aquí en Carolina del Norte nos estamos preparando para un golpe fuerte", dijo el gobernador de ese estado, Roy Cooper, en rueda de prensa.

Añadió que Carolina del Norte se está tomando el huracán Florence "muy seriamente" y pidió a los ciudadanos que también lo hagan.

Por el momento, se espera que el ojo del huracán entre al continente a la altura de la pequeña ciudad portuaria de Wilmington, en el sur de Carolina del Norte.

Meteorólogos advierten que luego el huracán podría permanecer estancado en tierra firme antes de disiparse, como lo hizo Harvey en Texas el año pasado, lo que aumentaría el riesgo de inundaciones.

La Armada estadounidense ordenó que todos sus barcos abandonaran el área de Hampton Roads, ante el paso del huracán.

El destructor  USS Gonzalez (DDG 66) parte de la estación naval de Norfolk (AFP / Oficina de Información de la Marina/ Justin Wolpert)
El destructor  USS Gonzalez (DDG 66) parte de la estación naval de Norfolk (AFP / Oficina de Información de la Marina/ Justin Wolpert)

El presidente Donald Trump expresó en la red Twitter mensajes de apoyo a los residentes afectados: "A los increíbles ciudadanos de Carolina del Norte, Carolina del Sur y toda la costa este – esta tormenta parece muy mala!".

Más tarde Trump volvió a alertar que "esta es una de las peores tormentas que azotará la costa este en muchos años". "¡Prepárense, tengan cuidado y estén seguros!", advirtió.

 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: