El presidente Donald Trump
El presidente Donald Trump

El presidente estadounidense, Donald Trump, se mostró indignado este miércoles luego de la publicación de extractos de un libro con escandalosas revelaciones sobre su gobierno, asegurando que se trata de inventos y falsas historias.

"Acaso no es una vergüenza que alguien pueda escribir un artículo o un libro, totalmente inventando historias y formando una imagen de alguien que es totalmente opuesta a los hechos, y salirse con la suya sin un costo. No sé por qué los políticos de Washington no cambian las leyes de difamación?", escribió en su cuenta de Twitter.

El mensaje parece apuntar a la investigación del prestigioso periodista Bob Woodward, quien en su nuevo libro "Miedo: Trump en la Casa Blanca" traza un perfil de un mandatario colérico, paranoico y poco ilustrado, al que sus secretarios y colaboradores se esfuerzan en controlar para evitar sus salidas de tono y lamentan sus actitudes.

La portada del libro
La portada del libro

El gobierno respondió el martes que se trata de "historias fabricadas" y Trump afirmó en una entrevista que era "una estafa al público".

"Es sólo otro libro malo", desestimó Trump al sitio conservador Daily Caller, y señaló que el autor "tuvo grandes problemas de credibilidad", sin añadir detalles.

Bob Woodward, ex periodista del Washington Post, intentó entrevistar al presidente para incluir su versión en el libro, pero los pedidos fueron rechazados (Reuters)
Bob Woodward, ex periodista del Washington Post, intentó entrevistar al presidente para incluir su versión en el libro, pero los pedidos fueron rechazados (Reuters)

No obstante, en una llamada que sostuvo con el periodista a mediados de agosto, aseguró que le tenía un gran respeto y recordó que "siempre fue justo" con él. Woodward fue, junto a Carl Bernstein, quien reveló el escándalo Watergate, que desencadenó la renuncia del republicano Richard Nixon.

No es la primera vez que Trump pide un endurecimiento de las leyes de difamación. En enero, cuando se el libro "Fuego y furia" del periodista Michael Wolff, el presidente aseguró que la legislación al respecto "es muy débil" y que si fuese más estricta, el libro no se hubiese impreso.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: