En esta imagen del 19 de mayo de 2017, un hombre trabaja en el tramo en el sur de Nevada de la Interestatal 11, cerca de Boulder City, en Estados Unidos. (AP Foto/John Locher, Archivo)
En esta imagen del 19 de mayo de 2017, un hombre trabaja en el tramo en el sur de Nevada de la Interestatal 11, cerca de Boulder City, en Estados Unidos. (AP Foto/John Locher, Archivo)

Tal como se esperaba, este lunes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presentó su plan para "reconstruir la desmoronada infraestructura" del país, que busca movilizar hasta 1,5 billones de dólares en los próximos diez años, en un proyecto que combina fondos federales y estatales con incentivos para el sector privado.

"Tenemos que reconstruir nuestra desmoronada infraestructura (…) Se trata del plan más grande y atrevido" del país, manifestó el mandatario en un encuentro con gobernadores y alcaldes en la Casa Blanca, al dar a conocer algunos detalles de su propuesta.

De esos 1,5 billones, 200.000 millones de dólares serán fondos federales que el gobernante pedirá directamente al Congreso durante los próximos diez años.

En primer lugar, Trump quiere gastar 100.000 de esos 200.000 millones en inversiones a nivel local, de forma que el Gobierno pueda dar un empujón final de financiación a aquellos estados o localidades a los que les quede poco para completar un proyecto ya en marcha.

Donald Trump presentó su ambicioso plan ante gobernadores (REUTERS)
Donald Trump presentó su ambicioso plan ante gobernadores (REUTERS)

El Ejecutivo también quiere invertir 50.000 millones de dólares en zonas rurales, como acceso a banda ancha de internet, y otros 20.000 millones en "programas transformadores" y que plasmen una "visión de futuro".

"La gente de las áreas rurales se han quedado atrás", afirmó Trump en su intervención.

Además, el plan dedicará 20.000 millones de dólares a expandir su actual programa de préstamos y bonos para empresa privadas con el que actualmente se financian actividades para la renovación de infraestructuras de transporte y de agua, entre otros.

 

Trump ha culpado varias veces al "ruinoso" estado de las carreteras y autopistas del país de impedir que la economía estadounidense alcance todo su potencial. Muchos en Washington creen que Trump debería haber comenzado su mandato hace un año con una iniciativa en este terreno que podría haber logrado apoyo bipartisano, o al menos colocar a los demócratas en una posición difícil por oponerse a una medida popular.

Con información de EFE

LEA MÁS: