Un misil nuclear desactivado en el Museo de Misiles Titan en Green Valley, Arizona, EEUU (AFP/Brendan Smialowski)
Un misil nuclear desactivado en el Museo de Misiles Titan en Green Valley, Arizona, EEUU (AFP/Brendan Smialowski)

Este lunes 5 de febrero entran en vigor los límites centrales del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (Nuevo START) entre los Estados Unidos y Rusia, informó el Departamento de Estado de los EEUU en un comunicado.

Washington y Moscú suscribieron en 2010 el START III en sustitución de dos acuerdos anteriores firmados en 1991 y 2002. En vigor desde 2011, el acuerdo obliga a los dos países a reducir su arsenal atómico en dos tercios, limitando sus vectores desplegados a 700 unidades y las ojivas nucleares hasta 1.550 unidades.

Los Estados Unidos completaron sus reducciones y alcanzaron esos limites en agosto de 2017, explicó la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en un comunicado.

Por su parte, agregó, Rusia manifestó reiteradamente su compromiso con el Nuevo START y la voluntad de también alcanzar los límites centrales.

"Esperamos nuestros próximos intercambios de datos tal como prevé el Tratado para reafirmar ese compromiso", indicó el Departamento de Estado.

Este lunes es la fecha a partir de la cual ambos países deben verificar recíprocamente el cumplimiento del tratado.

Los entonces presidentes de Rusia, Dmitri Medvédev, y de los Estados Unidos, Barack Obama, durante la firma del Nuevo START en Praga en 2010
Los entonces presidentes de Rusia, Dmitri Medvédev, y de los Estados Unidos, Barack Obama, durante la firma del Nuevo START en Praga en 2010

Basado en el principio del presidente Reagan "confía, pero verifica", el Tratado prevé que los inspectores estadounidenses puedan visitar los sitios sensibles rusos con poca antelación y que los rusos puedan hacer lo propio en los Estados Unidos. Hasta la fecha, los inspectores llevaron al cabo más de 250 inspecciones en siete años. Además, se enviaron más de 14.600 notificaciones sobre la ubicación, el movimiento y el posicionamiento de las armas estratégicas a través de los Centros de Reducción del Riesgo Nuclear.

Según el Departamento de Estado, la implementación del Nuevo START aumenta la seguridad de los Estados Unidos y sus aliados y hace que las relaciones estratégicas con Rusia sean "más estables, transparentes y previsibles".

"Esto es especialmente importante en un momento en el que se deterioró la confianza en la relación y aumentó la amenaza de errores de cálculo y percepción equivocada", dice el comunicado.

Las relaciones entre los dos países atraviesan momentos turbulentos por la investigación sobre la supuesta injerencia de Moscú en la elección presidencial de 2016. También, en plena crisis por las amenazas de Corea del Norte, aumentaron las tensiones nucleares: en enero se emitió en Hawaii una falsa alarma de ataque con misiles balísticos porque la persona que presionó el botón para enviar la alerta creía que había una emergencia real y que un misil estaba por tocar tierra.

"Los Estados Unidos y Rusia compartirán datos sobre sus respectivos arsenales estratégicos nucleares dentro del próximo mes, como hicimos dos veces al año durante los últimos siete años, de acuerdo con el Tratado", indica el Departamento de Estado.

Washington considera al Nuevo START como "un componente fundamental para apoyar los esfuerzos de no proliferación global y la estabilidad estratégica entre los Estados Unidos y Rusia" para lograr el "objetivo de la eliminación global de las armas nucleares", concluye el comunicado.

LEA MÁS: