¿Puede Donald Trump hacer como cualquier usuario de Twitter y bloquear a un seguidor que no le gusta? El debate acaba de llegar a la Corte del distrito Sur de Nueva York luego de que la organización de defensa de la libertad de prensa The Knight First Amendment Institute demandara a Trump en representación de siete personas que fueron bloqueadas por la cuenta @realDonaldTrump, el canal preferido de comunicación del Presidente de Estados Unidos. La acusación asegura que ese veto es "inconstitucional".

"La cuenta de Twitter del Presidente Trump se ha convertido en una fuente importante de noticias e información sobre el gobierno y en un importante foro para hablar de, con o sobre el Presidente", dijo Ameel Jaffer, director ejecutivo del Instituto Knight, creado por la Universidad de Columbia. "La primer enmienda de la Constitución [que garantiza la libertad de prensa y expresión] se aplica a este foro digital de la misma forma que en los cabildos abiertos o las reuniones abiertas de consejos escolares. La Casa Blanca actúa fuera de la ley cuando excluye a gente de ese foro simplemente porque desacuerda con el Presidente".

La denuncia llegó un mes después de que el Knight Institute enviase una carta al Presidente advirtiendo que tomaría acciones legales si no revertía el bloqueo a algunos individuos de su cuenta de Twitter.

De acuerdo a la denuncia, el bloqueo no solo afecta a los usuarios bloqueados que no pueden leer los tuits de Trump, responderlos o participar del debate público al respecto sino que también afecta a aquellos no bloqueados, porque el foro de debate público que se genera con los tuits del Presidente queda purgado de voces críticas.

"La Casa Blanca está transformando un foro público en una cámara de eco", resumió Katie Fallow, del Knight Institute.

LEA MÁS: