Pese al gol de Messi, el Barcelona perdió ante el Osasuna en el Camp Nou y agravó su crisis

Arnáiz y Torres marcaron para el visitante, mientras que el argentino había empatado el partido. El Real Madrid venció al Villarreal 2-1 y se consagró campeón

Compacto Osasuna - Barcelona

Este jueves, el FC Barcelona hizo todo mal y cayó como local ente el Osasuna en la anteúltima fecha de La Liga, certamen que coronó al Real Madrid como el campeón.

A los 5 minutos, un error de Braithwaite, quien entregó mal una pelota en salida, fue aprovechado aprovechó José Arnáiz. El delantero remató de media distancia, pero Ter Stegen, a puro reflejo, evitó la caída de su arco. En la siguiente acción, Lenglet respondió con un disparo distante que pasó cerca del arco defendido por Sergio Herrera.

En el primer avance serio del conjunto visitante, el lateral ecuatoriano Estupiñán llegó hasta el fondo por izquierda y lanzó un centro atrás para que Arnáiz remate como venía y grite el 1 a 0. El tanto fue un golpe para el local que perdió la compostura y regaló la tenencia del balón a un cuadro visitante que se animó y pudo haber marcado el segundo en más de una ocasión.

El tramo final de la primera mitad encontró al Barcelona con más intenciones que fútbol y demasiado fastidioso en cada acción que terminaba sin la pelota adentro del arco. Riqui Puig, fue de lo más destacado, pero la pasividad de algunos de sus compañeros hicieron que sus intentos fuesen rápidamente desactivados por el contrario.

(Reuters)
(Reuters)

En el complemento, el cuadro azulgrana mantuvo la misma postura y por eso el entrenador mandó a la cancha a Luis Suárez y Arturo Vidal por Semedo y Braithwaite. Allí se notó una reacción de los jugadores del equipo catalán que con poco fútbol, pero mucho ímpetu, acorralaron a su rival.

Messi fue el más peligroso y sus constantes apiladas y faltas recibidas tuvieron su fruto. A los 62 minutos, el argentino se hizo cargo de un tiro libre y con un potente disparo, clavó la pelota en un ángulo para su desahogo y para igualar el marcador.

La tecnología fue determinante por que primero el VAR anuló por un correcto fuera de juego una acción de Luis Suárez que terminaba en gol y más tarde le advirtió al árbitro que Enic Gallego le había dado un codazo digno de expulsión a Lenglet en el rostro. El árbitro revisó la acción y le mostró la tarjeta roja al jugador del Osasuna. Con uno más en el terreno de juego, todo parecía indicar que el Barcelona se llevaría la victoria, pero no fue así. Messi tuvo varias ocasiones, pero el arquero se transformó en figura, tapándole también una clara oportunidad a Luis Suárez.

Sobre el final, el Osasuna sorprendió en un contragolpe perfecto que Torres definió para el 2-1 final que acabó con cualquier ilusión del cuadro catalán, que de todas formas por el triunfo del Real Madrid ante el Villarreal por 2 a 1, ya no podía aspirar al título.

Noticia en desarrollo

(Reuters)
(Reuters)

ESTADIO: Camp Nou

POSICIONES:




MAS NOTICIAS