La promesa para que no se vaya al Real Madrid y el traspaso de una figura: la estrategia del Barcelona para acelerar el regreso de Neymar

El delantero brasileño, que se fue hace casi tres años del equipo catalán, estaría dispuesto a volver para jugar con su amigo Lionel Messi

El objetivo de Neymar es volver a encontrarse con su amigo Lionel Messi en el Barcelona (AP)
El objetivo de Neymar es volver a encontrarse con su amigo Lionel Messi en el Barcelona (AP)

El posible regreso de Neymar al Barcelona se transformó, en los últimos tiempos, en una serie de suspenso con varios capítulos especiales. En la actualidad, con todas las grandes ligas del fútbol en Europa y del resto del mundo canceladas hasta nuevo aviso por el avance de la pandemia de coronavirus, los clubes analizan cómo superar las pérdidas económicas que puede arrojar una posible cancelación de las temporadas.

Además del parate deportivo, las instituciones comienzan a pensar en la próxima temporada. Así es el caso del Barcelona, que hasta el parate dictaminado por el crecimiento del virus COVID-19 se mantenía en el liderazgo de la liga española y tenía que recibir al Napoli por el partido de vuelta de la serie de octavos de final de la Champions League -la ida en Italia terminó igualada 1 a 1-.

A la expectativa de lo que sucederá con la vuelta del fútbol, hay un regreso que también interesa, y mucho, en la institución catalana. Y es el del delantero brasileño que ya vistió la camiseta blaugrana entre 2013 y 2017. Y para que eso suceda, la dirigencia del Barcelona a cargo del presidente Josep Maria Bartomeu, armó un plan que está llevando a cabo de manera sigilosa.

Según informó el periódico catalán Mundo Deportivo, el Barça le prometió a Neymar que lo contraría en el verano europeo de 2019 -hecho que finalmente no ocurrió- o en el del 2020, situación que se daría en la próxima estación del Viejo Continente. Pero, ¿por qué razón los directivos de la institución de Cataluña tomaron ese recaudo? Sabían que, ante la mínima chance de no poder contratarlo, el Real Madrid iba a acelerar las gestiones con el PSG para conseguir la ficha del punta de Brasil.

Neymar llegó al PSG para la temporada 2017 (REUTERS/Benoit Tessier)
Neymar llegó al PSG para la temporada 2017 (REUTERS/Benoit Tessier)

Una vez que su regreso al Barcelona para la presente temporada quedó en la nada, Florentino Pérez hizo contacto directo con Nasser Al-Khelaïfi -presidente del París Saint Germain- para ver las condiciones del posible traspaso, pero al final, lo que terminaron acordando ambos clubes fue el intercambio de dos de sus arqueros: Keylor Navas se mudó a la capital de Francia, mientras que Alphonse Areola se puso el buzo de arquero de la Casa Blanca.

Frente a este situación, con la insistencia de Neymar de volver a la ciudad catalana para reencontrarse con sus amigos Messi y Luis Suárez, y la necesidad del PSG de incorporar nuevas figuras para la ofensiva del equipo, apareció una carta bajo la manga del Barcelona que se llama Antoine Griezmann.

A pesar que el delantero francés, campeón del mundo con su selección en el Mundial de Rusia 2018, superó la adaptación en su llegada a la institución culé y se transformó en titular indiscutible -primero para Ernesto Valverde y luego para el nuevo entrenador, Quique Setién-, la dirigencia barcelonista vería con buenos ojos la chance de aprovechar el valor de mercado del ex Atlético Madrid y sumarlo en la transferencia por Neymar.

Antoine Griezmann llegó a Barcelona para la temporada 2019-2020 proveniente del Atlético Madrid (REUTERS/Ciro De Luca)
Antoine Griezmann llegó a Barcelona para la temporada 2019-2020 proveniente del Atlético Madrid (REUTERS/Ciro De Luca)

Para el diario Sport, Leonardo -el brasileño, ex jugador y hoy director deportivo del conjunto francés- le habría comunicado al presidente del PSG que Griezmann sería un gran refuerzo. No sólo desde el costado deportivo, sino que el club sumaría a otro futbolista de origen francés para rodear a Kylian Mbappé e invitar a que la joven estrella del fútbol mundial acepte la renovación de su contrato.

Sin la necesidad de quedarse en París, ya que el PSG no se lo obligó, Neymar se subió a un avión con destino a Brasil para aislarse del coronavirus. En la lujosa mansión que adquirió en Mangaratiba, al sur del estado de Río de Janeiro, el delantero que ganó 10 títulos con el Barcelona cuenta los días para que su deseo se haga realidad.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Alerta en Barcelona: tercer caso positivo de coronavirus dentro del club

El impactante récord de Messi que arruinó el coronavirus

La terminante decisión que tomó Mauro Icardi sobre su futuro

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos