El Bayern Múnich dio una clase de fútbol en Stamford Bridge este martes al vencer por 3 a 0 al Chelsea, equipo al que dominó de principio a fin. Esta fue la primera vez que los equipos se enfrentaron tras aquel 19 de mayo de 2012, en el Allianz Arena, cuando el elenco británico se alzó con la Orejona después del triunfo por penales. Con la diferencia obtenida, el elenco alemán parece tener un pie y medio en los cuartos de final de la Champions League, ya que salvo una catástrofe futbolística en la revancha, el 18 de marzo conseguirá la clasificación.

El conjunto visitante apostó por la velocidad de sus puntas, Gnabry y Coman, quienes ganaron sus duelos individuales en la primera mitad y aprovecharon los espacios de la defensa inglesa. La gran figura de los 45 minutos iniciales fue Wilfredo Caballero, quien le había ganado el puesto a Kepa en las últimas semanas y que demostró estar a la altura del arco de Stamford Bridge. Pero sus grandes intervenciones no fueron suficientes.

Robert Lewandowski tuvo dos mano a mano y en ambos fue atorado por el argentino, quien veloz de piernas pudo dejar sin ángulo al polaco antes de que éste estuviese listo para rematar. Thomas Muller también tuvo las suyas para el Bayern Munich, pero sus intentos no necesitaron la intervención de Caballero. Un cabezazo de espaldas, poco ortodoxo pero sí sorprendente, dio en el travesaño y su intento de media distancia se fue ancho.

Por su parte, el Chelsea, que intentó dominar el balón pero en la mayor parte de la primera mitad falló en su idea por la presión rival, también pudo ponerse en ventaja. La más clara estuvo en los pies de Marcos Alonso, quien al llegar al fondo amagó a tirar el centro, hizo pasar de largo a su marca y definió cruzado, pero Manuel Neuer le ahogó el festejo.

Caballero fue titular en el Chelsea (Reuters)
Caballero fue titular en el Chelsea (Reuters)

En el complemento, el Bayern Múnich se mantuvo en al misma postura, pero esta vez ajustó la puntería. Gnabry aprovechó un resbalón de César Azpilicueta a los cinco minutos, encaró por izquierda, buscó la pared con Lewandowski y luego definió en el área para el 1 a 0.

El 2 a 0 llegó tres minutos después, con una nueva combinación de los dos puntas del cuadro alemán por el sector izquierdo. El polaco ganó de cabeza ante Azpilicueta, en un pelotazo de Neuer, tiró una doble pared con Gnabry y éste, al quedar cara a cara con Caballero, definió cruzado.

La goleada se cerró a falta de 15 minutos, cuando Alphonso Davis, de 19 años, armó una jugada individual sensacional, que comenzó con una pared con Coutinho por izquierda en mitad de cancha y continuó con una corrida hasta el fondo. Al llegar al área, asistió a Lewandowski, quien sin resistencia empujó el balón a gol, para liquidar el duelo y sumar su grito 11 en el certamen actual que lo tiene en la cima de la tabla de artilleros.

Si algo le faltaba al cuadro dirigido por Lampard fue la expulsión de Marcos Alonso, casi sobre el final, por una agresión sobre el punta polaco que tuvo que ser revisada por el VAR. Con el 3 a 0 en el marcador, la serie parece terminada, a menos que en la revancha del 18 de marzo en el Allianz Arena, el cuadro londinense pueda golear por una diferencia mayor.

(Reuters)
(Reuters)

El Chelsea, que tuvo como principal baja para este duelo a N’Golo Kante, marcha en el cuarto puesto en la Premier League tras imponerse en la última jornada sobre el Tottenham Hotspur de Mourinho (2-1). Con un equipo renovado, al que le ha añadido automatismos modernos y la participación de promesas como Mason Mount y Tammy Abraham, el ídolo de los Blues atraviesa una temporada más que interesante.

Se clasificó a los octavos de final desde el Grupo H junto al Valencia, ambos con 11 puntos obtenidos luego de tres victorias, dos empates y una derrota. Aunque actualmente atraviesan uno de sus momentos más irregulares de la campaña, ya que en los 10 partidos que jugaron en lo que va del año llevan cuatro victorias y tres empates, tres derrotas, incluida la de este miércoles.

Enfrente estuvo el Bayern Múnich, dirigido por Hansi Flick, quien comenzó como interino en noviembre pero ya fue confirmado hasta el final del curso, no ha perdido ningún partido oficial en 2020: siete victorias y un empate. Es líder del campeonato alemán, solamente con un punto más que el RB Leipzig, que justamente es el único equipo que pudo quitarle puntos a los bávaros en lo que va del año.

Formaciones:

Estadio: Stamford Bridge (Inglaterra)

Árbitro: Clément Turpin (Francia)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: