El Club América sorprendió al remontar en los cuartos de final de la Liga mexicana contra los Tigres de la UANL, el último campeón absoluto. Las Águilas se impusieron con un 4-2 (5-4 global) contundente como visitante.

La noticia caló profundo en un antiguo ídolo del América, que no dudó en expresar su opinión al respecto: “Me encantó que el América le tapara la boca a la mayoría de los periodistas que dijeron, después de la derrota en el Estadio Azteca, que ya estaba eliminado y hoy demostraron que tienen con qué para ganar, eso me encantó. De ahí en más, solo títulos se festejan en América”, dijo el argentino Daniel Brailovsky durante la transmisión del programa La Última Palabra, emitido a través de Fox Sports.

América, por lo tanto, enfrentará a Monarcas Morelia en la siguiente ronda. Del otro lado del cuadro, Rayados de Monterrey se enfrentará a Necaxa.

Dimos un golpe de autoridad. Demostramos lo que es este club. Y por eso estamos en las semifinales", expresó el mediocampista Guido Rodríguez al final del partido. “No puedo explicar la felicidad que tengo, es casi como ganar un campeonato. Fue una remontada contra un equipo que había hecho bien las cosas”.

El defensa Carlos Salcedo acabó el encuentro contra América abucheado debido a dos errores que costaron un par de anotaciones en la vuelta de los cuartos de final de la Liguilla Apertura 2019, después de haber ingresado en el primer tiempo de cambio por Hugo Ayala.

Primero, en el primer tiempo, Henry Martín le ganó la posesión sobre la banda derecha, lo que posibilitó el servicio que Giovani dos Santos empujó al fondo de las redes para el 3-0 parcial. Después, en la segunda parte, cuando los locales coqueteaban con el pase a semifinales, cometió una falta que Emanuel Aguilera canjeó desde los once pasos.

A partir de ese momento, la afición de Tigres le silbó cada que vez que tocaba el balón. Por ello, al final del compromiso Guillermo Ochoa se le acercó para tratar de serenarlo; sin embargo, el defensa quería seguir su camino y Paco Memo le susurró algo al oído para relajarlo.

El conjunto americanista tuvo la primera media hora soñada por su técnico, Miguel “Piojo” Herrera. No sólo dominó a su rival en su propio estadio, una sede usualmente inexpugnable, sino que lo demostró en el marcador. Después de varias insinuaciones, el primer tanto visitante llegó por medio de la pelota parada.

Tras un tiro libre en tres cuartos de cancha, el uruguayo Federico Viñas, con un cabezazo, puso en ventaja a los azulcremas a los 21 minutos y silenció a la hinchada felina, que le había dado un recibimiento memorable al campeón liguero.

Para entonces, las águilas ya eran muy superiores y ahondaron esa diferencia a partir de entonces. Fueron varios ataques desperdiciados: uno por el el colombiano Andrés Ibargüen y otro por el argentino Guido Rodríguez. Ambos tiros se fueron apenas por afuera del arco de Nahuel Guzmán, que reapareció en los locales después de perderse la ida por lesión.

Pero América confió en su poderío y mantuvo la presión alta. Aunque la llave del gol nuevamente la tenía la pelota parada. Precisamente Rodríguez marcó a la salida de un tiro de esquina el segundo gol del conjunto azulcrema pasada la media hora del duelo, en donde por primera vez Tigres estaba eliminado.

El golpe más duro llegó en el último minuto de la primera parte. Después de un ataque aislado, Henry Martín luchó por una pelota que parecía perdida y, tras la diagonal retrasada, permitió a Giovani Dos Santos marcar el tercer gol americanista. La fragilidad defensiva de Carlos Salcedo fue una postal del día que tuvo Tigres.

Para el complemento, con la necesidad de marcar dos goles después de haber llegado con la ventaja mínima al inicio del encuentro, los felinos y las águilas cambiaron radicalmente.

Los locales mejoraron sustancialmente y recortaron distancias en el marcador con el gol de Javier Aquino (57′), después de dos fallas claras del francés André-Pierre Gignac.

Con el descuento, los del brasileño Ricardo “Tuca” Ferretti necesitaban dos goles más. Después de un susto en la portería local (un gol anulado al América por fuera de lugar), Gignac descontó de nuevo y, a 20 minutos del final, levantó de nuevo a la afición regiomontana.

Pero todo cambió de signo una vez más con el penal que provocó Roger Martínez para los visitantes. El defensor argentino Emanuel Aguilera cambió la pena máxima por gol y puso el marcador definitivo para los de Herrera, que avanzaron de ronda.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: