Barrichello y Schumacher en Montreal, año 2000 (xpb.cc)
Barrichello y Schumacher en Montreal, año 2000 (xpb.cc)

Rubens Barrichello conmovió a Brasil y todo el mundo del automovilismo al confesar que estuvo al borde de la muerte hace algunas semanas. El ex piloto de Fórmula 1 contó cómo fue el episodio que casi deriva en su fallecimiento.

"Estaba en casa dándome un baño y de repente sentí un dolor en la cabeza, como si se me rompiera. Me tiré al suelo, no quería despertar a nadie pero me estaba doliendo mucho. Fui para mi habitación y llamé a mi mujer. El dolor era muy intenso. Empecé a encontrarme mal y vi que tenía que ir al hospital", relató el brasileño de 45 años en la cadena Globo TV de su país.

Barrichello para Williams en el GP de Brasil, 2010 (Glenn Dunbar/LAT Photographic)
Barrichello para Williams en el GP de Brasil, 2010 (Glenn Dunbar/LAT Photographic)

Cuando llegó a la clínica, los médicos se percataron de la gravedad de su cuadro y decidieron operarlo de inmediato: "Un amigo nuestro que es médico vio que yo no estaba bien. Se me abrió una vena por una deformación y se generó con la propia sangre en dos horas. Cuando llegué al hospital, me colocaron un catéter por la ingle y la vena se había cerrado".

Rubinho, quien compartió escudería con Michael Schumacher y fue subcampeón del mundo de la F1 en 2002 y 2004 con Ferrari (detrás de su compañero), brindó más precisiones de su tumor benigno: "La vena había reventado porque se había inflado por el bulto que tenía. Cuando salí del hospital me dijeron que apenas un 14 por ciento de la gente que sufre este tipo de problemas logra recuperarse del todo. Mucha gente tiene secuelas, pero yo no".

El hecho sucedió a fines de enero, puesto que recién en febrero utilizó sus redes sociales oficiales para despreocupar a los fanáticos que le enviaban mensajes de apoyo tras su internación.

MÁS SOBRE ESTE TEMA