Los jugadores del Palmeiras fueron recibidos como héroes después de la batalla campal en Uruguay

Cientos de fanáticos se acercaron hasta el aeropuerto de San Pablo y alentaron al equipo, principalmente a Felipe Melo, uno de los principales involucrados en la lucha post partido

El Palmeiras de Brasil volvió a pisar territorio nacional después de la bochornosa pelea que protagonizaron junto a los jugadores de Peñarol, tras finalizar el encuentro de la cuarta fecha del Grupo 5 de la Copa Libertadores.

Un centenar de fanáticos se acercó al Aeropuerto Internacional de San Pablo para recibir a sus "guerreros", quienes habían vencido a los rivales por 3-2, después de ir perdiendo por 2-0.

El experimentado Felipe Melo fue el tercer futbolista en salir y verle la cara a sus seguidores, quienes lo apoyaron y alentaron después de las violentas imágenes que salieron a la luz. "Tiene una personalidad fuerte, pero no actúa con violencia", reconoció Willian.

"Es lamentable. Ellos estaban predispuestos, cerraron las puertas, poca seguridad. Querían que nos quedáramos ahí, expuestos. Ellos ya estaban con ganas de pelear, pero el Palmeiras fue inteligente y la dirección llevó la seguridad (guardaespaldas)", aseguró el delantero después de desembarcar.

Además, el presidente de la entidad, Mauricio Galiotte, reconoció que los 20 guardaespladas salvaron de una tragedia a los integrantes del club brasileño. Por otro lado, denunció que cuando los jugadores quisieron refugiarse en el vestuario, se encontraron con las puertas cerradas.

A la espera de sanciones oficiales, Se rumorea que el mediocampista de 33 años será suspendido por 10 partidos, mientras que el club Aurinegro no podrá oficiar de local en torneos internacionales por un año.

LEA MÁS:

TE PUEDE INTERESAR